El consejero Lobón defiende el proyecto de la planta de biomasa para Monzón

Comparte:

Modesto Lobón, consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón ha defendido hoy en las cortes que la planta de biomasa agrícola de Monzón podría crear 240 empleos con una inversión de 90 millones de euros, y que es un proyecto “interesante”.

El consejero ha comparecido a petición de IU y ha defendido que este proyecto «puede tener una gran repercusión en la zona» por sus características de «desarrollo sostenible socialmente«, ha agregado el consejero. Lobón ha señalado que este proyecto generará un «gran impacto social», pondrá en valor la modernización de regadíos, fomentará los cultivos energéticos, se basa en las mejores técnicas europeas, el consumo de agua será «mínimo» y «va a favor de la lucha contra el cambio climático». Lobón ha dejado claro que  será el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA) quien se pronuncie sobre la conveniencia de autorizar esta actividad, y ha defendido que el ruido no supera los límites permitidos, la parcela donde se levantará está ubicada en suelo no urbanizable y además no está sometida a ninguna figura de protección ambiental como LIC o ZEPA.

La planta de biomasa generará residuos no peligrosos formados por escorias y cenizas que se almacenarán en silos independientes y después se enviarán a un gestor autorizado, a lo que se suman otros residuos provenientes de la depuración de aguas y el uso de aceites y trapos contaminados. El problema más importante es el acceso a la planta que se realizaría por la carretera A-1237 o por la A-1231, afectando esta última a la Cañada ‘Puerta a puerta’, un extremo sobre el que el INAGA se tiene que pronunciar.

Desde el PP, María Teresa Arciniega ha recalcado que el INAGA debe pronunciarse y ha resaltado la creación de puestos de trabajo y la inversión, «realmente alta».

El parlamentario del PAR, Antonio Ruspira, ha dicho que CHA e IU están generando «alarma» y ha alertado sobre el nivel de desempleo en la comarca del Cinca Medio, preguntando «quién reclama daños y perjuicios» si el promotor decide marcharse.

El diputado de IU, Miguel Aso, ha considerado que «la biomasa es interesante en pequeñas poblaciones», ya que ayuda al desarrollo rural y ha llamado la atención sobre el gran consumo de madera que requerirá la planta. Aso ha recalcado que la planta se levantará a menos de un kilómetro de Monzón y ha mencionado los estudios realizados años atrás por el CSIC, que situaban el nivel de emisión de PM 2,5 en el límite de lo permitido.

En representación de CHA, Joaquín Palacín se ha mostrado a favor de la biomasa para los aprovechamientos forestales, si bien ha lamentado que la planta se vaya a ubicar a un kilómetro de la ciudad, lo que acarreará «graves problemas» a los vecinos por la contaminación del aire. La diputada socialista, Elisa Sancho, ha mostrado su «preocupación» por la ubicación de la planta, en una zona «muy poblada» y el consumo de gran cantidad de agua, así como el intenso tráfico de camiones que habrá en la carretera que une Fonz con Monzón.