Valentia pone en marcha el apoyo en domicilio con el programa EmpleAR

Comparte:

SE HAN CONTRATADO A 4 PROFESIONALES QUE ATIENDEN A 30 PERSONAS CON DISCAPACIDAD EN LAS ZONAS DE HUESCA, BARBASTRO-MONZÓN, FRAGA Y JACA-SABIÑÁNIGO.

El proyecto, impulsado por el Instituto Aragonés de Empleo, permite ofrecer apoyo domiciliario a personas con discapacidad que trabajan o son usuarias de alguno de los servicios de atención diurna de Valentia con el objetivo de facilitar el desarrollo de su proyecto de vida en su entorno habitual

En Valentia existe una máxima que vertebra su proyecto de atención a la discapacidad: cuanta más autonomía, mejor. Por eso, la puesta en marcha por primera vez de un servicio de atención domiciliaria, que permite apoyar en las tareas diarias a las personas con discapacidad que viven de manera autónoma, completa el círculo de un modelo de atención respetuoso con sus decisiones y su proyecto de vida. Así, Valentia puso en marcha el pasado mes de septiembre el programa EmpleAR, impulsado por el Instituto Aragonés de Empleo, que tiene como objetivo prevenir o demorar la institucionalización de las personas a las que presta apoyos. En esta primera fase, Valentia ha empezado a prestar apoyo domiciliario a personas usuarias de alguno de sus servicios, como la atención diurna, así como a los trabajadores con discapacidad del Centro Especial de Empleo. Como explica Sara Comenge, gerente de Valentia,»la figura referente de este programa es el asistente personal». Se trata de un profesional que ofrece su ayuda a la persona con discapacidad para que ésta pueda realizar por sí misma las tareas de la vida diaria que, por su situación de discapacidad o por otras condiciones, le resultan especialmente difíciles. «De esta manera, estas personas podrán desarrollar y alcanzar de manera plena su proyecto de vida», añade. El programa, subvencionado íntegramente por el Instituto Aragonés de Empleo y gratuito para las familias, ha permitido por el momento la contratación de 4 profesionales que atienden a 30 personas con discapacidad en las zonas de Huesca, Barbastro-Monzón, Fraga y Jaca-Sabiñánigo. El nuevo servicio piloto, que tiene una duración de 10 meses, se ofreció a los usuarios de los servicios de atención diurna que viven de manera autónoma en sus propias casas o en las viviendas de Valentia y obtuvo «una excelente acogida», asegura la responsable del proyecto, Estela Salinas. «Una vez que mostraron interés por recibir este tipo de atención y acompañamiento personalizado en su vida cotidiana, se definieron los apoyos de acuerdo al proyecto de vida y las preferencias de las personas con discapacidad», asegura Estela Salinas. «Los apoyos no se limitan a las tareas cotidianas y domésticas sino que se incluyen actividades de ocio, deportivas, culturales, trámites administrativos e incluso simplemente compañía en algunos momentos». Un modelo de atención respetuoso con el proyecto de vida de cada persona y que responde al modelo de atención a la discapacidad intelectual que defiende e impulsa Valentia.