Los perros no pueden ir sueltos por el entorno del Castillo advierte el ayuntamiento

Comparte:

El Ayuntamiento recuerda que el entorno del Castillo no es una zona de suelta de perros

La Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Monzón recuerda que ni el acceso al Castillo desde la barrera ni los caminos que discurren a su alrededor son zonas de suelta de perros, por lo que es obligatorio llevar atados a los animales mientras se pasee por ellos. 

Los aledaños del Castillo son zonas en las que habitualmente los vecinos pasean a sus mascotas, en dirección a la iglesia de San Juan o hacia la fuente del Saso. De esa zona, solo en el camino de la Costera está permitido que los perros vayan sueltos, pero los dueños de las mascotas deben vigilarlas en todo momento para recoger sus excrementos y evitar posibles molestias al resto de personas que pasean por la zona. También se recuerda que los perros considerados potencialmente peligrosos no pueden ir sueltos en ningún espacio público. 

Los cinco espacios periurbanos en los que está permitido llevar a los perros sin atar son la chopera, el parque fluvial del río Sosa, los Sotos, el camino de la fuente del Saso y el camino de la Costera. Además, los propietarios de perros pueden utilizar las zonas de suelta de los parques la Azucarera, Mariano Pano, el Molino y la Jacilla, siempre fuera de la zona de juegos infantiles, en el horario estipulado, de seis de la tarde a diez de la mañana de noviembre a febrero y de nueve de la noche a diez de la mañana la otra mitad del año.