La plataforma HEGA denuncia que Subdelegación no les permite manifestarse

Comparte:

COMUNICADO DE LA PLATAFORMA QUE DENUNCIA QUE EL GOBIERNO DE ESPAÑA ESTÁ VULNERANDO NUESTROS DERECHOS DE MANIFESTACIÓN, NOS QUIEREN CALLADOS Y SIN DERECHOS NI TRABAJO, EL CAMPO SE MUERE, NUESTROS POLÍTICOS LO DEJAN MORIR.

Dicen que El jueves, 22 de febrero, algunos compañeros de HEGA (Huesca Es Ganadería y Agricultura) y otros agricultores afines habíamos realizado correctamente las solicitudes de marchas lentas con tractores desde distintos municipios de la provincia, por carreteras nacionales, sin realizar paradas y sin entrar en las ciudades. Tan solo unas horas después hemos recibido la resolución dictada por la Subdelegación del Gobierno en Huesca que prohibía su desarrollo, una resolución totalmente carente de fundamento y fuera de legalidad. 

La solicitud fue realizada con 5 días de antelación, siendo declarada urgente, para poder unirnos a las otras convocatorias realizadas por nuestros compañeros de Cataluña, no habiendo podido realizarla antes por no conocer las convocatorias de otras plataformas. Alega la Subdelegación en su prohibición que “las manifestaciones no están solicitadas dentro del plazo legalmente establecido, es decir entre 10 y 30 días previos, lo cual les imposibilita ejercer la finalidad preventiva que tiene encomendada para ponderar o valorar si el ejercicio del derecho repercutiría en la seguridad ciudadana”. Y por tanto entra a valorar la declaración de urgencia, cosa que no ha hecho en ninguna de las solicitudes presentadas con anterioridad, en ocasiones ha autorizado incluso de un día para otro. No entendemos el cambio de criterio que ha tenido, entendemos que 5 días es más que suficiente para poder emitir una autorización, aún más cuando en cuestión de horas han dictado una que prohíbe la realización de las manifestaciones solicitadas. 

Se aprovecha el Gobierno una vez más de nuestra falta de conocimiento legal y nos intenta desgastar con el uso de la burocracia, no queremos que un juzgado nos de la razón, no tenemos ni tiempo ni ganas de perder el tiempo. Además de tener que luchar por nuestros derechos tenemos que seguir trabajando, la mayoría de los que estamos en las manifestaciones somos autónomos que tenemos que seguir trabajando el campo. 

Esta prohibición además de ser un atentado contra la libertad del derecho de reunión es prácticamente ilegal, no tiene en cuenta la Subdelegación del Gobierno en su prohibición que, el único y válido motivo para prohibir el derecho de reunión es el que contiene la Ley Orgánica 9/1983 es considerar que existen razones fundadas de que puedan producirse alteraciones de orden público, con peligro para personas o bienes, situación que no se da, ni se ha dado en ninguna de las convocatorias realizadas por este colectivo. Por tanto, esta prohibición atiende a criterios puramente políticos carentes de fundamentos legales, además de usar las sanciones como represión para limitar nuestros derechos.