Un proyecto de Pomar de Cinca finalista del programa agroalimentario del IAF

Comparte:

Este jueves se presentaban los finalistas del programa del Instituto Aragonés de Fomento en el III Foro de Emprendimiento de este sector, que concentra el 12% del empleo industrial en la Comunidad. Uno de los 8 proyectos aragoneses es de una emprendedora de Pomar de Cinca.

Prácticamente los ocho proyectos son de comarcas distintas y subsectores diferentes: cárnico, conservas, vino, lácteos, bebidas, etc. Las marcas presentadas son Vacatora, iniciativa de Marta Cristina Romero en Herrera de los Navarros; Aromas de la Estepa, de Laura Mainar, en Mediana de Aragón; Lácteos TorreConde, de Javier Sanz, en Muel; De Molina, de Antonia y Concha Molina, en Caspe; Paraqmerte, de María Pilar Sánchez, en Paracuellos de la Ribera (todos ellos en la provincia de Zaragoza); Quinoa Alto Teruel, de Miguel Ángel Pérez, en El Pobo (Teruel); Sangría Cabecita Loca, de Víctor Clavería, en Barbastro; y Bio Palacín Planet, de Lucía Palacín, en Pomar de Cinca (ambos en Huesca).

El Programa de Emprendimiento Agroalimentario del Instituto Aragonés de Fomento (IAF), dependiente del Departamento de Economía, Industria y Empleo, ha culminado este año con la conversión de ocho proyectos de las tres provincias de la Comunidad en iniciativas empresariales que se han presentado hoy públicamente en Huesca. Ha sido durante el III Foro de Emprendimiento Agroalimentario organizado por el IAF con la colaboración del Ayuntamiento de Huesca, que ha inaugurado la concejal Pilar Novales y ha clausurado la consejera Marta Gastón.

Aunque cada proyecto se encuentra en un estado de desarrollo diferente y tiene una dimensión y objetivos distintos, todos confluyen en el objetivo de crear valor y empleo en su territorio, aprovechando los recursos de su entorno y las oportunidades de mercado. Durante varios meses se ha trabajado en su desarrollo partiendo de las ideas presentadas a esta edición del Programa de Emprendimiento Agroalimentario, entre las que se seleccionaron 14 por un Comité de Expertos.

Como en los programas de emprendimiento del IAF para otros sectores, los promotores de los proyectos seleccionados recibieron una formación general en gestión empresarial, después una formación específica que en su caso incluía talleres de seguridad alimentaria, etiquetaje, consumidores agroecología o productos kilómetro 0, entre otros. A continuación un consultor les asesoró para concretar su proyecto de empresa, que supervisó después el Comité de Expertos que hizo la selección inicial, para valorar su viabilidad y las buenas expectativas que determinaron los finalistas, y, por último, distintos mentores, todos ellos empresarios de éxito en el sector, les ha asesorado para dar el salto y abordar la creación de la empresa.