SUPERHÉROES A TERAPIA, artículo de Belén Bernad Marzola

Comparte:

SÍ… los superhéroes también vienen a terapia…rescatan a mujeres atrapadas, y ellas, después de haberlas salvado, les dan la patada. 

Pagan caro enamorarse de quien no deben, y es que la situación de independencia de las mujeres les ha hecho cambiar mucho, a alguna le cuesta mucho salir de una relación de la que depende más emocional que económicamente, pero una vez fuera, se liberan, lanzan un beso al rescatador y se alejan.

En estos años de trabajo en terapia, he visto llegar hombres derrotados de sus relaciones de pareja, no entienden cómo han pasado de héroe, que las ha ayudado en los peores momentos, a insignificante mortal que estorba y molesta. Esta es una muestra de cómo:

 “Con las mejores intenciones se obtienen, la mayoría de las veces, lo peores resultados.”

Oscar Wilde

Al inicio de la relación sucede que, ella está en apuros y él aparece dispuesto a su rescate. Los apuros pueden adoptar muchas formas, y el mensaje que se entre lee es éste:  

“Chica joven con problemas en su casa, deseando huir e independizarse, busca chico independiente, resuelto, y generoso, dispuesto a ayudarla compartiendo su buena fortuna.”

“Aburrida novia que espera sentada, a que decida avanzar en el compromiso su eterno novio-amigo con el que comparte piso, busca chico que la haga suspirar con sólo mirarla.”

“Casada cansada y agotada de pelearse con su marido y sus hijos, por conseguir ayuda, espacio, reconocimiento, que se siente de todo menos deseada, busca hombre cariñoso, atento, paciente, que la valore y ovacione, cualquiera de sus acciones, que no se duerma en el sofá y la saque de vez en cuando a cenar.”

Mujeres atrapadas en situaciones de las que, o no saben cómo salir o no consiguen reunir la valentía para hacerlo, se encuentran con hombres generosos, dispuestos a ayudarlas e incluso a tomar y llevar a cabo soluciones por ellas, acelerando decisiones como irse a vivir juntos, compartir todo lo que él tiene, buscar un abogado, ser el pañuelo de lágrimas de todas las insatisfacciones y sufrimientos que los otros le producen.

Acelerando una decisión que no es elegida, con la libertad de poder escoger entre varias opciones, sino que asediada por los problemas y el malestar que le genera su situación, la joven atrapada en casa de sus padres, ve en la relación con él una salida, se convierte en una huida del problema, el superhéroe se convierte en el cómplice que facilita la fuga. Pero suele suceder, que una vez fuera de las invisibles rejas que la oprimían y le impedían hacer su vida, una vez la misión del superhéroe parece cumplida, desaparece el problema que les unía como el pegamento y les complementaba, apareciendo realmente la relación de pareja, que en muchas ocasiones fracasa porque desaparecidos los problemas ella descubre lo poco que les une. Estaba tan preocupada por salir del problema, que no puso demasiada atención en cómo sería estar con él, una vez fuera.

Otras mujeres trasplantan su situación, pasan de sentirse víctimas en la anterior relación de pareja, a convertirse en víctimas de cualquier problema que surge en la nueva, ya que una vez adoptado el papel de víctima, lo asumen para toda la vida, y se convierten en víctima también del confundido superhéroe, que esta vez no sabe lo que está haciendo mal, le da rabia que le cargue con toda la culpa de esta relación, incluida la frase “por ti lo dejé todo”, y el confuso superhéroe se siente pagando una factura de algo que no había comprado.

Otras encuentran en el superhéroe un Pigmalión, el hombre que ve en ellas un diamante en bruto, y les enseña a brillar, sacar su máximo partido, el superhéroe les da la mano y comienzan a ascender, les abre las puertas del éxito, y ellas ascienden, escalan posiciones, pero una vez arriba, una vez han llegado a lo alto, sienten que su último peldaño es, no necesitarlo, por eso llegar a la cumbre es abandonar su mano, no pueden sentirse dependiendo de él y al mismo tiempo estar en lo más alto, la mujer rompe esa complementariedad para sentir que sigue en  ascenso y vuela sin ninguna ayuda.

Otros superhéroes se enamoran de mujeres que no son capaces de dejar la relación con su pareja, y corren el peligro de convertirse en decepcionados amantes, pero de estos triángulos amorosos, os hablaré en el siguiente artículo.

Siento deciros, que os han leído demasiados cuentos de doncellas en apuros y de héroes que las rescatan, la historia se repite y una vez más, ingenuamente, volvéis a morder la manzana.

Mi consejo es que cuando os encontréis con mujeres con problemas, por sentirse atrapadas en relaciones de las que no saben cómo salir, les animéis a hacer terapia, y apoyarlas sin convertiros en cómplice de sus problemas. Primero necesita adquirir recursos propios para poder salir de la relación familiar o de pareja, que las hace sufrir, y no confunda tu ayuda con una relación de pareja. Para no sentirte después utilizado, no te conviertas en un recurso, sino en el hombre de su vida.

Un último consejo, huye de la mujer que se queja constantemente de todo, esa es a la que después más le dolerá la cabeza.

BELÉN BERNAD MARZOLA

Licenciada en Psicología por la Universidad de Valencia

Máster en Terapia Breve Estratégica

http://www.belenbernad.com