Nuevas tasas en la Residencia de ancianos Riosol de Mayores

Comparte:

El ayuntamiento de Monzón ha modificado la ordenanza fiscal reguladora de tasas por prestación de servicios públicos de competencia local, en concreto, las que hacen referencia a la tasa de prestación de servicios del patronato municipal de la Residencia de Ancianos Riosol.

Así quedan las tarifas de prestación de servicios de la residencia. Como siempre, se inspiran en su respeto al principio de capacidad económica y se aplican con el fin de garantizar a todos los mayores el derecho de disfrutar de unos servicios asistenciales públicos, dignos y de calidad.

Es el Patronato Municipal de la Residencia Riosol, el que dirigirá la prestación de sus servicios con carácter preferente hacia las personas que cuenten con una menor capacidad económica y con mayores necesidades de carácter asistencial.

La determinación de tarifas deberá permitir salvaguardar en la mayor medida posible el principio de suficiencia financiera del Patronato Municipal Residencia Riosol, por lo que se han determinado diferentes costes dependiendo de las distintas modalidades de servicio asistencial:

Coste asistencial de una plaza de Grado III (Gran Dependiente): 1.659,27.-€
Coste asistencial de una plaza de Grado II (Dependiente Severo): 1.522.42.-€
Coste asistencial de una plaza de Grado I (Dependiente Moderado): 1.248.71.-€
Coste asistencial de una plaza sin Grado (No Dependiente): 1.111,86.-€

De acuerdo con los anteriores principios, y a fin de garantizar la rentabilidad social en la ejecución del gasto público, las tarifas se ajustarán a las siguientes modalidades: Tarifa normal, tarifa de garantía asistencial.

Como viene siendo la norma, la calificación del grado de dependencia, se determinará con arreglo al grado reconocido en el momento del ingreso.

En caso de que el residente ingrese en la Residencia Riosol sin tener resuelto el grado de dependencia la Residencia asignará provisionalmente a los residentes la Tarifa Normal de No Dependiente, Dependiente Moderado, Dependiente Severo o Gran Dependiente, atendiendo a los informes médicos y sociales que se presenten.
Una vez que el usuario comunique a la Residencia la calificación definitiva de su grado de dependencia, y con efectos desde la fecha de dicho reconocimiento, se procederá a la calificación definitiva y a la regularización de las cuotas abonadas por el residente. Aquellos usuarios que no soliciten las ayudas vinculadas al reconocimiento del grado de dependencia, abonarán una cuota equivalente a la Tarifa Normal de Gran Dependiente vigente en cada momento, y no podrán acogerse a la modalidad de Tarifa de Garantía asistencial.

Periódicamente y con una frecuencia mínima anual, la Residencia realizará una valoración de los residentes, instando a aquellos en los que se aprecie un mayor nivel de dependencia, a que soliciten la revisión de grad. El nuevo grado o nivel reconocido determinará la tarifa a aplicar, que en cualquier caso tendrá efectos desde la fecha de reconocimiento de ese nuevo grado o nivel.
En el supuesto que el residente renuncie a la revisión de grado, éste pasará a abonar una cuota equivalente tarifa de Gran Dependiente vigente en cada momento.

 

Los tipos de tarifa que se aplicarán a partir de 2018 serán las siguientes.
Grado III GRAN DEPENDIENTE 1.395,00-€
Grado II DEPENDIENTE SEVERO 1.295,00-€
Grado I DEPENDIENTE MODERADO 1.112,00-€
Sin Grado NO DEPENDIENTE 980,00-€ 2.-
TARIFAS DE GARANTIA ASISTENCIAL: Procederá la aplicación de la Tarifa Bonificada de Garantía Asistencial en aquellos supuestos en que el 80% de la Renta Media Mensual Estimada del Residente, no alcancen a cubrir la totalidad de la Tarifa Normal. En estos supuestos la cuantía bonificada estará comprendida entre un porcentaje mínimo del 5% y máximo del 25% del importe de la Tarifa Normal. En estos casos, será necesario para que se pueda aplicar esta tarifa que el usuario solicite las ayudas vinculadas al reconocimiento del grado de dependencia.

En cuanto a las TARIFAS POR ESTANCIAS TEMPORALES, la tarifa a aplicar se corresponderá con la tarifa normal para Gran Dependiente. Dicha tarifa se prorrateará proporcionalmente por los días de estancia desde la fecha designada por la Residencia como fecha para el ingreso de la estancia temporal y hasta la fecha de finalización dicha estancia.

Las estancias temporales tendrán una duración de 1 mes prorrogable hasta un máximo de 3 meses en total, siempre que se den circunstancias que así lo aconsejen y se mantengan las condiciones que generaron el ingreso.

Por lo que respecta al aplazamiento de los pagos, existe el aplazamiento de pago ordinario, cuando en situaciones debidamente justificadas, podrán autorizarse aplazamientos de pago sobre parte de cuota asignada al residente, siempre que se corresponda con situaciones extraordinarias de iliquidez referidas al propio residente o a sus alimentistas, en dichos supuestos se efectuarán periódicamente reconocimientos de deuda respecto las cantidades aplazadas. El aplazamiento se concederá por plazo de 6 meses prorrogables, y para su concesión podrá exigirse en su caso la presentación de adecuada garantía.

Si se trata de un aplazamiento del pago por demora en la concesión de ayudas a la dependencia, en todo caso, se concederán los aplazamientos de pago respecto de los residentes que así lo soliciten en los supuestos de variación de grado, con cambio en la cuota de tarifa que se encuentren en espera de recibir de forma efectiva las Ayudas a la Dependencia vinculadas al nuevo grado de dependencia. El importe a aplazar mensualmente, será como máximo el importe estimado de la ayuda solicitada y pendiente de concesión. Las cantidades aplazadas en dicho supuesto serán objeto de regularización una vez se concedan las citadas ayudas.

También se concederán aplazamientos de cuota de tarifa por motivos de garantía asistencial, que se aplicará en aquellos casos en que resulte acreditada una situación de emergencia social por afectar a personas mayores con graves necesidades asistenciales, en las que concurra como circunstancia agravante una situación de precariedad económica que ponga en riesgo su integridad física y su dignidad personal. En estos casos la cantidad a aplazar de la Tasa por la prestación del servicio asistencial será con carácter habitual la que exceda del 80% de la Renta Media Mensual Estimada del Residente, pudiendo, excepcionalmente, ser reducida dicha aportación si concurriesen otras circunstancias extraordinarias que así lo aconsejasen.
El importe de las cuotas aplazadas y no abonadas será objeto de adecuado seguimiento y control por parte de la Residencia Riosol.

La aplicación de este aplazamiento de cuota de Tarifa estará sujeta a los siguientes requisitos: los residentes cuya renta media mensual estimada sea inferior al 75% de la Tarifa Normal. Los residentes que no tengan otras personas obligadas a prestar pensión, o bien que estos carezcan manifiestamente de fortuna suficiente como para prestarla.  Que soliciten las ayudas vinculadas al reconocimiento del grado de dependencia.

La tramitación de estos aplazamientos se efectuará previa solicitud del interesado que deberá aportar la documentación necesaria a los efectos para la acreditación de la concurrencia de las condiciones exigidas para su concesión.

Las reglas específicas para la determinación de garantía asistencias, para la determinación precisa del importe de la reducción de la Tarifa Normal se atenderá al porcentaje de cobertura resultante entre la diferencia existente entre el 80% de la renta media mensual estimada del residente, calculada de conformidad con las reglas previstas en el artículo 36, y el importe de la tarifa normal aplicable. La reducción se ajustara a los siguientes porcentajes: 5%, 10%, 15%, 20%, 25%. En todo caso, el porcentaje de bonificación se redondeará al alza al múltiplo de 5 puntos porcentuales más cercano que resulte preciso para complementar hasta el 100% el grado de cobertura.
No obstante, y aun no alcanzándose los requisitos exigibles para la aplicación de una tarifa bonificada de garantía asistencial, siempre que el solicitante no alcance con sus propios ingresos y patrimonio a cubrir íntegramente la tarifa normal, y las aportaciones adicionales que hubieren de realizar para la total cobertura de esta tarifa, los alimentistas excedieren de 50,00.-€ por cada uno de ellos, podrá concederse una reducción atendiendo a los siguientes supuestos:
a) Reducción del 5% de la Tarifa Normal: Siempre que la aportación estimada para los alimentistas excediera del 10% de la tarifa normal, y los ingresos y patrimonio, tanto privativos como considerados en su conjunto con toda su unidad familiar para cada uno de los alimentistas no excedieran de 4 veces el salario mínimo interprofesional, y su patrimonio neto fuese inferior a 60.000,00.-€.

b) Reducción del 10% de la Tarifa Normal: Siempre que la aportación estimada para los alimentistas excediera del 20% de la tarifa normal, y los ingresos y patrimonio, tanto privativos como considerados en su conjunto con toda su unidad familiar para cada uno de los alimentistas no excedieran de 3 veces el salario mínimo interprofesional, y su patrimonio neto fuese inferior a 45.000,00.-€.

c) Reducción entre el 15% y el 25% de la Tarifa Normal : Para su concreta determinación se atenderá a las circunstancias que concurran en relación a la situación económica del solicitante y sus alimentistas, y se aplicará siempre que la aportación estimada para los alimentistas excediera del 30% al 50% de la tarifa normal, y los ingresos y patrimonio, tanto privativos como considerados en su conjunto con toda su unidad familiar para cada uno de los alimentistas no excedieran de 2 veces el salario mínimo interprofesional, y su patrimonio neto fuese inferior a 30.000,00.-€.

Si de la aplicación de estas medidas no resultase procedente una reducción de carácter ordinario, se podrá en aquellos supuestos en que concurran circunstancias excepcionales, tramitarse de oficio la concesión con carácter extraordinario una reducción de hasta el 15% de la tarifa normal en aquellos supuestos en los que efectuada una valoración integral de la situación económica y patrimonial del residente y de sus alimentistas, así como de las cargas familiares y demás elementos de índole social y económica, se ponga de manifiesto la incapacidad absoluta de los afectados de aportar hasta el 100% de la tarifa normal.

Todas estas situaciones de carácter extraordinario deberán justificarse documentalmente, y requerirán la emisión adicional de un informe social y un informe económico en los que se acredite debidamente la procedencia de dicha reducción.

En todo caso, se aplicará una reducción del 15% de la Tarifa Normal, en los supuestos en que ambos cónyuges del matrimonio reciban simultáneamente servicios asistenciales en la Residencia de Ancianos Riosol, siempre que el 80% de la renta media mensual estimada del residente, no alcance a cubrir la totalidad de la tarifa normal.

También hay nuevas reglas específicas para la regularización de las tarifas de los actuales residentes.

Las nuevas tarifas serán de aplicación a la totalidad de los residentes que reciben servicios asistenciales en la Residencia de Ancianos Riosol.

Las tarifas será de aplicación a los residentes de nuevo ingreso a partir del 1 de enero de 2018, mientras que los residentes con ingreso anterior al 31 de diciembre de 2017 mantendrán las tarifas equivalentes a su grado de dependencia prevista en la anterior estructura de tarifa vigente hasta dicha fecha.
No obstante, cuando con posterioridad al 31 de diciembre de 2017 se produzca un cambio en la valoración del Grado de Dependencia de un residente, se procederá a la asignación de la tarifa que en función de su nuevo grado de dependencia le corresponda, asignándose nueva tarifa de conformidad con el nuevo cuadro de tarifas en vigor a partir de 2018.

Se mantendrá la aplicación de las reducciones de tarifa en la cuota de los residentes con ingreso anterior al 1 de enero de 2013, para aquellos residentes con ingreso anterior al 1 de enero de 2013 que en aplicación del presente régimen de tarifas hayan de experimentar subidas en la cuota que actualmente tienen establecida, la nueva estructura tarifaría les resultara aplicable a partir del 1 de enero de 2015. La aplicación de las nuevas tarifas a los residentes con ingreso anterior al 1 de enero de 2013 se efectuara gradualmente, a partir del 1 de enero de 2015, mediante la aplicación de un coeficiente reductor al importe del incremento de tarifa aplicable, de conformidad con el siguiente detalle: AÑO COEFICIENTE REDUCTOR 2015, 90% Bonificación del incremento de tarifa;  2016 80% Bonificación del incremento de tarifa; 2017 70% Bonificación del incremento de tarifa; 2018 60% Bonificación del incremento de tarifa; 2019 50% Bonificación del incremento de tarifa; 2020 40% Bonificación del incremento de tarifa; 2021 30% Bonificación del incremento de tarifa; 2022 20% Bonificación del incremento de tarifa; 2023 10% Bonificación del incremento de tarifa.

El 1 de enero de 2024 todos los residentes, con ingreso anterior al 1 de enero de 2013 deberán abonar el 100% de la Tarifa Normal salvo que por razón de su capacidad económica puedan beneficiarse de la Tarifa Bonificada de Garantía Asistencial.