Monzón se queda a las puertas de los 18.000 habitantes empadronados

Comparte:

LA CAPITAL MEDIOCINQUEÑA SE CONSOLIDA COMO SEGUNDA CIUDAD DE LA PROVINCIA CON 544 HABITANTES MÁS QUE BARBASTRO

El Instituto Nacional de Estadística (INE) publicaba las cifras de la revisión del padrón municipal, que son los datos oficiales de las personas empadronadas en los diferentes municipios a fecha de 1 de enero de este año 2023 que está a punto de terminar.

La capital provincial tenía a esa fecha 54.136 habitantes, mientras que en segunda posición se consolida Monzón con 17.839, en tercer lugar aparece Barbastro con 17.295, mientras que Fraga tenía 15.373 personas empadronadas.

La población de la ciudad de Huesca ha crecido con respecto al año 2022 en casi 800 personas y en algo más de 1.000 si se compara con el año 2019. Monzón continúa con su crecimiento y consolidación poblacional, rozando los 18.000 habitantes, como la segunda ciudad de la provincia de Huesca.

En tercer puesto aparece Barbastro que se queda con 17.295 y un crecimiento más lento en los últimos años, de 81 personas con respecto al pasado o 149 si se mira a hace dos. Fraga continúa por encima de los 15.000 habitantes, con 15.373 en esta cifra publicada por el INE. A continuación aparecen Jaca con 13.620 habitantes empadronados, seguida de Binéfar, que rompe la barrera psicológica de los 10 mil, y se pone con 10.070 habitantes, frente a los 9.927 del 2022 o los 9.888 de 2021. Mientras, Sabiñánigo continúa sin llegar a la cifra de 10.000, se queda en 9.423 habitantes.

Ya por detrás muy lejanos en habitantes empadronados aparecen Sariñena a 1 de enero de este año en 4.164 empadronados, Aínsa en 2.297 personas, Benasque tenía 2.306 y Almudévar 2.439 como las que cuentan con más personas empadronadas.