Monzón rinde homenaje con una escultura de Ferrocle a su pasado como “Ciudad de Cortes”

Comparte:

La empresa montisonense Ferrocle está siendo la encargada de realizar una escultura figurativa abstracta con la que Monzón va a rendir tributo a su pasado histórico como “Ciudad de Cortes”. La escultura se ubicará en la plaza Santa María y las obras del parterre que lo acogerá ya han comenzado.

Se trata de una escultura de tres figuras de hierro, de unos 2 metros de altura, en la que un rey en su trono recibe a dos nobles, recordando el pasado de la ciudad de Monzón como “Ciudad de Cortes” en la que se celebraron (entre la catedral de Santa María y otros lugares) más de 40 sesiones de Cortes. La alcaldesa, Rosa María Lanau, señalaba que “al igual que en Monzón tenemos un importante pasado judío, un pasado templario con el castillo y Jaime I, también queremos reconocer el papel de la ciudad en la que más Cortes hubo de la Corona de Aragón. Por nuestra ciudad pasaron muchísimos reyes, y creemos que esa zona del casco histórico, la catedral y la plaza, merecían un monumento que recuerde nuestro pasado de Cortes”.

La escultura, de unos 800 kilos de hierro, se ha encargado a Ferrocle, una empresa con muchos premios y reconocimientos pero que en Monzón no había podido mostrar todo su talento, “y además estos dos hermanos se han criado en la plaza Santa María por lo que ha sido mucho el cariño que han puesto en el proyecto, por ser su ciudad y el barrio donde crecieron”, señalaba Lanau.

Los autores explican que la obra (de la que son diseñadores, creadores y autores) “lo que hemos intentado es evocar las líneas de los años 50 y 60, muy propias de nuestro arte. La clave es la forma de trazar las líneas, es lo que nos distingue como creadores”. Ferrocle posee la Carta Nacional de Artesano y la calificación artesanal del Gobierno de Aragón. Hace unos meses, esta empresa a cuyo frente están ahora los hermanos Miguel Ángel y Javier Clemente, celebró su 60º aniversario.

La fecha prevista de inauguración sería en el entorno del 23 de abril, Día de Aragón.