Más de 7.000 visitantes pasaron por el Belén de Monzón en su edición más complicada

Comparte:

El 8 de enero cerraba sus puertas la edición 2020-21 del Belén de Monzón, despidiendo la Navidad con 7.067 visitas, en el año tal vez más complicado de sus décadas de existencia.

Si lo que comenzó como pandemia sanitaria ya hizo aventurar semanas antes serias dificultades, la cosa se complicó sobremanera con el fallecimiento de su creador y alma máter, Manolo Campo, en verano.

Desde la Asociación Isaac Lumbierres, sus actuales responsables, Carlos Loncán y Elena Campo señalan que “Ha sido un año difícil por la situación del COVID-19 y también por la falta de Manolo Campo, a quien tanto hemos recordado. Continuaremos trabajando para mejorar y sorprenderos en la próxima edición, que será ya la número 60”.

En esta edición bajo las restricciones de la Covid19 existían limitaciones de aforo, controles de higiene, y también una movilidad territorial muy reducida y eso ha mermado el número de visitas que en las últimas ediciones estaba por encima de las 25-30.000. No obstante desde la asociación dan las “gracias a todas las personas que nos habéis visitado por respetar las medidas del COVID-19 y tener paciencia. Y gracias también a todas las personas que nos visitan cada año pero este no les ha sido posible, os esperamos para el próximo con los brazos abiertos. Sin todos vosotros, el Belén no sería posible. Por último, mención especial a los socios que con su granito de arena nos ayudan año tras año”.