JIM revoluciona el Real Zaragoza

Comparte:

El técnico le ha cambiado la cara al cuadro maño en apenas unas semanas en el cargo y parece que conoce el camino para lograr la salvación y quién sabe si algo más en LaLiga SmartBank.

A pesar de que solo el tiempo lo dirá, parece que poco más de un mes desde su nombramiento, Juan Ignacio Martínez y su llegada al banquillo del Real Zaragoza le han sentado muy bien al equipo, hasta el punto de que por fin la plantilla ha encontrado el camino hacia la salvación y la regularidad que se necesita para tener al menos una temporada tranquila en LaLiga SmartBank.

JIM cogía el 14 de diciembre a un equipo que había perdido siete de sus ocho últimos partidos jugados, una racha que cambiaría por completo con ese triunfo en la primera ronda de la Copa del Rey frente a la Gimnástica de Torrelavega. Y a partir de ahí no ha cesado en su intento de sumar cada jornada en Segunda División hasta el punto de ser en estos momentos uno de los destacados de las apuestas de fútbol en la categoría de plata española, donde su buena dinámica le equipara con los mejores cada fin de semana durante los partidos en directo.

Sumar siete puntos en tres partidos consecutivos, más de un tercio del total hasta ese momento, suponía, tras el triunfo frente al UD Logroñés, un paso en firme hacia la permanencia. Aunque, está claro que para eso todavía queda un largo camino para un equipo que sigue viendo muy de cerca el descenso y aún tiene mucho por lo que luchar. Eso sí, consiguió lograr la meta de acabar fuera de las cuatro últimas posiciones al finalizar la primera vuelta del campeonato.

Y todo esto lo ha conseguido gracias a la inteligencia en el juego y en la confianza que transmite con su mensaje JIM, que está revolucionando el club y consiguiendo que ese vestuario que se encontró hundido en diciembre a su llegada, crea en sus posibilidades y sea en estos momentos uno de los equipos más en forma de la categoría.

A eso hay que añadir la inteligencia del experimentado técnico alicantino a la hora de no pedir fichajes y asegurar que cree que con lo que tiene le dará para alcanzar los objetivos marcados por el club cuando llego, que principalmente eran los de salir cuanto antes de las cuatro últimas posiciones e intentar tener una campaña tranquila.

Así es como ha embaucado a todos los zaragocistas, ha levantado la moral de su tropa y ha conseguido que hasta ellos mismos crean en que tienen la calidad suficiente como para sacar adelante esta situación tan compleja en la que se estaban metiendo, ya que el cuadro maño apenas había sumado 13 puntos en las 18 primeras jornadas.

Y aunque ni mucho menos sea el momento de pensarlo, sí que es cierto que si la dinámica continúa siendo tan buena en el equipo, la posibilidad de creer en algo más allá de la permanencia está ahí para un club cuyo deseo siempre a medio plazo es el de regresar cuanto antes a LaLiga Santander.