Finaliza la consolidación del “Puente Romano” de Binaced

Comparte:

AYUNTAMIENTO DE BINACED-VALCARCA Y COMARCA DE CINCA MEDIO HAN COLABORADO EN ESTE PROYECTO DE RESTAURACIÓN DE PATRIMONIO

Recientemente se han dado por finalizados los trabajos de consolidación y rehabilitación del Pontón de Binaced, antiguo puente de origen romano localizado en un tramo de la calzada romana que discurría entre Ilerda y Osca y cuyas obras se han ejecutado a petición del Excmo. Ayuntamiento de Binaced, previo permiso de la Dirección General de Patrimonio, “ya que se hallaba en lamentable estado de conservación este importante vestigio muy atractivo de nuestra localidad” señala Juan Latre, alcalde de Binaced-Valcarca, quien además destacaba que “en los trabajos hemos contado con las dos personas empleadas a través del convenio con el SEPE y que ésta era una de sus tareas en los 4 meses de su contratación”.

El informe elaborado para el Excmo. Ayuntamiento de Binaced, tras comprobar dilataciones en la estructura y un derrumbe de parte del puente, ya sugería la necesidad de atar a los muros mediante un sistema de perfilería metálica en la superficie de la calzada con un sistema de varillas fijadas con resinas que lo consoliden. Así mismo, se ha trabajado el corte de la solera de hormigón bajo la calzada en 4 puntos para evitar los empujes por dilatación, el saneamiento de los paramentos verticales y finalmente la reposición con nuevos sillares de toda la pared exterior.

La rehabilitación ha contado con la colaboración de Comarca de Cinca Medio para la supervisión de los trabajos a cargo de la arqueóloga y técnico restaurador de Patrimonio de la Comarca, Ana Isabel Carilla. El presidente, José Ángel Solans, comentaba que “hemos colaborado en aquello que nos ha solicitado tanto el ayuntamiento de Binaced-Valcarca, como la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón, rescatando una construcción dañada en su estructura y creemos que es importante trabajar en dar esplendor a los restos históricos que posee la comarca”.

DESCRIPCIÓN Y CONTEXTO HISTÓRICO

Con la llegada de los romanos a la península en el año 218 a.C., este territorio (lo identificaremos como el actual Aragón) jugará un papel importante en lo que respecta a las comunicaciones. Su situación geográfica, al noreste de la península Ibérica, es importante para el acceso al interior desde la costa y los Pirineos. Se aprovechan los trazados ya existentes, siendo necesaria su reconstrucción para facilitar el paso de sus ejércitos a los territorios conquistados, de este modo se convertirán en ejes importantes de la ordenación territorial.

En Binaced se conserva un tramo de vía romana que partía desde Tarragona (Tarraco) dirigiéndose a Lérida (Ilerda), Huesca (Osca) y siguiendo por Zaragoza (Caesaraugusta) hasta llegar a León (Legio VII Gemina) y Astorga (Asturica). En muchos tramos coincide con la carretera actual pero al llegar a Almacellas de desvía con dirección a Esplús por un viejo camino antes muy utilizado. Entra en Aragón por Vallbona, cruza la carretera Binéfar-Ripoll pasando por Binaced y ya cerca de Monzón llega al cerro de la Alegría, lugar donde se encuentra la mansión de Tolous. Desde esta mansión parte otro trazado que se dirige a Pamplona (Pompaelo).

EL PONTÓN

La calzada continúa en dirección a Tolous  (Monzón) y a pocos metros de la calzada se puede cruzar, a través del conocido Pontón, un barranco denominado el “Arroyo de la Mora”.

En puente se encuentra situado al Sur de Binaced junto a la carretera Comarcal HU-870 que une Alfántega con Binaced, a unos 2 km del núcleo de población, concretamente en el polígono 27, parcela 51, TM de Binaced-Huesca.

Esta es una construcción considerada popularmente como romana, a pesar de que no se apreciaron en sus restos, durante su restauración, trazas que aseguren de manera totalmente concluyente dicha datación. Pero, dada su asociación con el tramo de vía romana que se encuentra en sus proximidades su origen pudo ser antiguo, su fábrica actual, a falta de un estudio arqueológico detallado, poco debe conservar de su hipotético antecedente romano. No obstante, se aprecian varias fases constructivas en el mismo, incluso algunos sillares engatillados que no es descartable que sean pertenecientes a la fase primitiva del conjunto, que posteriormente habría ido sufriendo reformas hasta la restauración del 2004. Debido a los cambios térmicos de la zona y a la ausencia de junta de dilatación, en el año 2010 se observó que las paredes del puente se iban separando, llegando hasta los 4cm. en algún punto. En el verano del 2013 en una tormenta de intensa fuerza, la pared situada en la cara Oeste que siempre había mostrado menor dilatación se derrumbó prácticamente en su totalidad.

El derrumbe de la cara Oeste del puente dejó al descubierto todo el relleno del interior del puente y podemos observar que la pared no tenía ningún punto de sujeción con la estructura central para impedir que las paredes se fueran abriendo hacia el exterior. Todo parece indicar que las raíces vegetales que afloraban en el relleno interior de la estructura, junto a las humedades observadas, pudieron ser un factor importante para el desplome de toda la pared.