Dos bodegas del Cinca Medio participan en el proyecto Vignerons Huesca

Comparte:

Vignerons de Huesca arrancó en 13 establecimientos con 25 vinos. Esta asociación de pequeños bodegueros de la provincia altoaragonesa ofrece vinos personales, diferentes, con el sello de sus respectivas filosofías.

El restaurante El Callizo, de Aínsa, acogió el pasado jueves el lanzamiento del proyecto Vignerons Independientes de Huesca, en el que se presentaron los 25 vinos de las siete bodegas de la provincia de Huesca que participan en esta iniciativa, entre ellas dos del Cinca Medio: Clavería Barrabés (La Almunia de San Juan), Sers (Cofita), Edra (Ayerbe), Familia Estrada Palacio (Bespén), Bodega Ball Minuta (Barbenuta), Alodia (Adahuesca) y El Vino del Desierto (Lanaja).

El promotor de Vignerons Independientes de Huesca y propietario de la tienda La Corona de Aínsa, Javier Buil, informó de los establecimientos que dispondrán de esta carta de 25 vinos, personales y particulares, «elaborados por viticultores de pequeñas bodegas que aúnan la ‘triple A’: Agricultor-Artesano-Artista». Son 13 los restaurantes, en este primer año, que se incorporan a este proyecto: El Callizo (Aínsa), Casa Falceto (Coscojuela de Sobrarbe), Casa Coronel (Boltaña), Ara (Margudgued), Lamiana (Lamiana), La Capilleta (Plan) y Alen d’Aragón (Santa Eulalia de Gallego, Zaragoza). En la categoría de hoteles ‘boutique’ se incluyen Tierra Buxo (Arcusa) y Casa San Martín (San Martín de La Solana), mientras que en la de tiendas cabe citar La Corona (Aínsa), Colmado l’Antigua (Boltaña), Arraigo (Monzón) y Tella (Tella).

Como explicó Javier Buil, «el corazón de Vignerons Independientes de Huesca se encuentra en Sobrarbe y, además, contamos con dos ‘satélites’, uno en Monzón y otro en la provincia de Zaragoza, para ver cómo funciona el proyecto fuera de nuestra comarca, máxime cuando son muchos los establecimientos, fundamentalmente restaurantes, que nos están preguntando por la que es una apuesta por la diferenciación y por la calidad de vinos no comerciales cultivados en nuestra provincia, desde Monegros hasta el Pirineo«.

De los 33 vinos seleccionados inicialmente en las bodegas, 25 superaron el panel de cata, en el que el pasado mes de febrero participaron reconocidos expertos. Son ‘vinos Km 0’ que potencian la materia prima de la provincia y que se unen a la tendencia de la cocina con productos de proximidad.