Campaña de control de ruidos de los vehículos de la Policía Local de Monzón

Comparte:

ESPECIALMENTE MOTOCICLETAS Y CICLOMOTORES

La Policía Local de Monzón ha comenzado hace unos días coincidiendo con la llegada del buen tiempo una campaña especial de control de motocicletas, ciclomotores y coches que se prolongará durante varias semanas. La finalidad es detectar vehículos que superan el nivel de ruido permitido y, en consecuencia, generan molestias en nuestra ciudad, especialmente en esta época de calor en la que cuesta conciliar el sueño y muchas personas descansan con las ventanas abiertas por las altas temperaturas.

Los agentes comprueban que los vehículos cumplen con la normativa en lo que respecta a sus motores y que cuentan con toda la documentación en regla (que no lleven tubos de escape deteriorados o modificados por ejemplo).

Normativa

El exceso de ruido puede ser sancionado por las autoridades ya que así se recoge en el artículo 7 del Reglamento General de Circulación.

Según dicha normativa, los vehículos no pueden circular por las vías o terrenos regulados si estos son causantes de perturbaciones electromagnéticas que provocan niveles de emisión de ruido que son superiores a los límites establecidos en las normas que regulan la materia. Estas normas están recogidas en la Ley 37/2003, de 17 de noviembre, de Ruido, modificada en el 2011 y las normativas municipales.

Por lo tanto, a la hora de conducir un vehículo a motor, deberás respetar los límites establecidos, que, en este caso, no deberán superar los 91 decibelios. En el caso de que al circular por una vía lo hagas por encima de estos niveles, un agente podría pararte y si se demuestra que el tubo de escape es demasiado ruidoso te podrían multar.

Cuál es el importe de la multa

Conducir sin silenciador o de manera que este no cumpla su función puede entrañar multas de 200 euros. En algunos casos, incluso se puede llegar hasta la inmovilización de la motocicleta, si esta también supera los niveles de gases permitidos.

Cómo se miden los ruidos

Para poder llevar a cabo esta medición es necesario que los agentes dispongan de un sonómetro homologado para obtener resultados fiables. Tras la comprobación, el agente abrirá un expediente administrativo con los datos técnicos del vehículo y los documentos de homologación en el caso de haber sufrido alguna modificación estructural.