Arteria Ciudad se traslada al sector comercial y hostelero

Comparte:

Las obras de Arteria Ciudad abandonan las calles del centro de Monzón dejando un buen sabor de boca entre montisonenses y visitantes pero todavía no dice adiós ya que parte de las obras expuestas de artistas internacionales podrán verse en comercios, bares y restaurantes de Monzón en los próximos días. 

El concejal de Ferias del Ayuntamiento de Monzón, Miguel Hernández, se muestra muy satisfecho por la acogida que ha tenido esta edición tan diferente, en la que las riberas del río Sosa, la fachada de la nave de la Azucarera y el parque de la Azucarera se han convertido en escenarios de arte, acogiendo las obras de más de 300 artistas de 20 países.

“A pesar de que el tiempo no nos ha acompañado en algunos momentos, lo que nos ha obligado a readaptar el calendario previsto para el parque de la Azucarera, el balance es muy positivo. Creemos que a la gente le ha gustado este giro de 180 grados en un certamen ya consolidado que la situación actual impedía celebrar en su formato habitual. Hemos logrado atraer a público muy diverso, sacar a la gente a la calle para disfrutar del arte con esta propuesta innovadora”, asegura Hernández.  

Aunque Arteria Ciudad se celebraba del 25 de septiembre al 4 de octubre, esta décimo séptima edición no ha finalizado porque ahora, parte de las obras expuestas en el parque, “se irán a los comercios, bares y restaurantes para que los montisonenses puedan seguir disfrutando de ellas unos días más”, señala el responsable ferial, quien añade que “en los próximos días anunciaremos las ubicaciones de las obras y desvelaremos nuevas iniciativas. Agradecemos al sector comercial y hostelero de la ciudad su colaboración en esta acción conjunta que nos beneficia a todos”.  

Por su parte, el codirector de Arteria Ciudad, Gorgonio Sanjuán, considera muy positivo “después de estos tiempos de pandemia que vivimos, poder poner arte a disposición del ciudadano y que la gente, paseando por su ciudad, pueda ver ese tipo de obras. Esta edición tenía una doble dirección, por un lado que los artistas puedan exponer su trabajo de una forma diferente y, por otro, que los vecinos puedan ver que en su ciudad se vuelve a respirar vida”.