Aprobado el Plan Hidrológico del Ebro

Comparte:

El Consejo de Ministros daba luz verde este viernes el Plan Hidrológico de la parte española de la Cuenca del Ebro, que reserva un caudal ecológico de 3.000 hectómetros cúbicos para el Delta del Ebro, y que contempla inversiones de 2.500 millones de euros.

Según explicó la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáez de Santamaría, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el plan establece caudales mínimos, «que se han definido tras un amplio proceso de participación» y en base a criterios científico técnicos, son coherentes con la realidad física del río y satisfacen todas las exigencias de la normativa de planificación. Concretamente, para el Delta del Ebro se cifran en más de 3.000 hectómetros cúbicos de agua. Este caudal ecológico, según la vicepresidenta, garantiza las necesidades del Delta del Ebro y son factibles «gracias» a la existencia del embalse de Mequinenza.

Además, la vicepresidenta explicó que con la aprobación de este plan son ya 14 los aprobados por en esta legislatura y ha señalado que próximamente se aprobarán los de las cuencas del Tajo y del Segura, que ya están informados favorablemente por el Consejo Nacional del Agua y se avanzará en la tramitación del plan del Júcar.

Respecto al del Ebro, ha subrayado que se trataba de «uno de los más complejos» por el gran número de comunidades autónomas que atraviesa y porque también afecta a Francia y Andorra.

Sáez de Santamaría dijo que este plan es un elemento básico de gestión de esta demarcación hidrográfica, cuyos objetivos son garantizar el buen estado de las aguas y lograr una adecuada protección del dominio público hidráulico y que establece las pautas para atender las demandas de agua respetando el equilibrio y la armonización regional y sectorial. Asimismo, anunciaba que el Plan Hidrológico del Ebro contempla más de 2.500 millones de euros de inversiones a financiar por las distintas administraciones. De esta cantidad, según desgranaba, se destinarán 1.100 millones al cumplimiento de los objetivos ambientales; otros «casi» 1.100 millones de euros a atender a las demandas, especialmente de construcción de nuevas infraestructuras de regulación y la mejora de regadíos, 150 millones de euros a la mejora del conocimiento y la gobernanza y otros 175 para mitigar los efectos de los fenómenos meteorológicos extremos, «bastante frecuentes». Las medidas incluidas en el plan hidrológico aspiran a incrementar de un 77 a un 86,5 por ciento el número de masas de agua superficial que estarán en buen estado en 2015.

El plan de cuenca recibió el informe favorable del Consejo Nacional del Agua el pasado 29 de julio de 2013 (con 72 votos a favor y 9 en contra), tras su aprobación por el Consejo del Agua de la Demarcación y el pertinente proceso de participación pública. También ha contado con la aprobación y el informe positivo de los diferentes Ministerios afectados.

Al mismo tiempo, en paralelo a la conclusión de este primer ciclo de planificación hidrológica, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ha iniciado el segundo ciclo, que concluirá en 2015 para acompasar el ciclo de planificación de España con el del resto de los países miembros de la Unión Europea.