Sheila Blanco tocará bajo la Carrasca de Larredán de Pueyo de Santa Cruz

Comparte:

LA PIANISTA Y COMUNICADORA SHEILA BLANCO ACTUARÁ BAJO LA CARRASCA MILENARIA DE LARREDÁN, EN EL PUEYO DE SANTA CRUZ, EL PRÓXIMO 5 DE AGOSTO, EN EL MARCO DE LA CUARTA EDICIÓN DEL FESTIVAL SONIDOS EN LA NATURALEZA, SONNA HUESCA, QUE ORGANIZA LA DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE HUESCA.

Blanco presenta su proyecto Cantando a las poetas del 27, en el que da voz a las mujeres que compartieron el espacio histórico y literario de García Lorca, Alberti o Cernuda.

Tardó en descubrirlas, a las mujeres de la Generación del 27 y ahora se ha entregado a musicalizar sus poemas: Josefina Romo, Concha Méndez, Elisabeth Mulder, Margarita Ferreras… ¿Cómo fue ese proceso?

Fue como un viaje. Después de que supe de su existencia empecé a recabar sus poemarios y biografías y me autoimpuse la premisa de musicalizar aquellos poemas con lo que tuviera amor a primera lectura; fueron meses de lo que yo llamo “arqueología literaria”, después de mucha lectura y finalmente musicalización, primero a capela para encontrar la melodía y luego sentada al piano para convertirlas en canciones.

Pero su pasión por el jazz parece la más auténtica. Fue vocalista de Larry Martin Band, después de Puro Gershwin y ahora encabeza su propio proyecto Sheila Blanco Tango Jazz Trío. ¿Es natural el camino entre el jazz y la poesía? ¿El jazz sería poesía sin rima?

Jaja, para mí sí es natural porque son dos disciplinas que me apasionan y ambas son auténticas. Leo poesía desde pequeña y el jazz me atrapó primero como oyente y luego como intérprete.

El Jazz para mí es pura poesía, desde luego, y creo que se podría hacer un scat con rima, quedaría de lo más original, jaja.

Pero además de compositora y cantante, es comunicadora. Colabora en varios programas de radio (La Ventana, Sofá Sonoro…) y ha colaborado también en televisión (A Capella, La Voz Kids). A pesar de volcarse en la música, no perdió su condición de periodista audiovisual.

Es que también forma parte de mí esa faceta, me gusta contar y buscar la manera de contar las cosas de manera creativa y amena. Me interesan los medios de comunicación y es una suerte haber podido volver a ellos, tras un paréntesis dedicada solo a la música, porque creo que complementa mucho mi faceta como divulgadora también.

Ha grabado usted con Pastora Soler, Raphael, Alejandro Sanz, Rosa López…

Bueno, esas grabaciones fueron como corista cuando comenzaba a cantar de manera profesional y estaba empezando a crear mi propia música. Aprendí mucho grabando con ellas y ellos.

En su web reivindica a J. S. Bach y a Mozart de manera muy divertida y asegura que Bach fue dios. También hemos encontrado aquella flashmob en la oficina del paro. ¿Es un poco provocadora?

Jaja, intento provocar sonrisas, ganas de escuchar música e inspirar a la gente a que haga cosas tan bonitas como ese flashmob.

¿Qué nos encontraremos el 5 de agosto en la carrasca de Larredán, en el Pueyo de Santa Cruz? ¿Viene con su piano?

No puedo llevarme mi piano, es una de las desventajas de ser una cantautora con piano y no con guitarra, pero por suerte habrá un piano allí para poder cantar a las poetas.

Una salmantina hecha en Madrid no tocará muchas veces debajo de un árbol milenario. ¿Le inspira?

Muchísimo, creo que va a entrar a formar parte de los lugares más especiales en los que he tocado nunca.

¿De qué paisaje viene usted? ¿De la dehesa? de los campos de cereal?

Recuerdo mi infancia sobre pasto salvaje, amapolas, muchas flores silvestres, juncos y perales a los que solía trepar con mis amigos a coger peras. Adoro la naturaleza y parafraseando al gran Antonio Gala “creo que lo más inteligente que podemos hacer las personas es ir más al campo”.