Monzón se adhiere a la Comisión Nacional de Dislexia y otras DEA

Comparte:

Junto con los centros educativos, el Ayuntamiento ha participado en un congreso internacional sobre este trastorno

La Concejalía de Educación del Ayuntamiento de Monzón se ha adherido a la Comisión Nacional de Dislexia y otras Dificultades Específicas de Aprendizaje (DEA). Junto con otras administraciones y entidades, trabaja para visibilizar este trastorno y ayudar a los niños que lo padecen y a sus familias. Su pertenencia ha permitido que representantes de los centros educativos de la ciudad y la responsable municipal del área, Nuria Moreno, asistieran virtualmente al X Congreso Nacional e Iberoamericano de Dislexia y otras DEA. Se celebró este pasado fin de semana y han participado más de 5.000 personas.

La Federación Española de Dislexia (FEDIS), el Ministerio de Educación y Formación Profesional y las Consejerías de Educación de las comunidades autónomas trabajan desde hace años junto con profesionales y familiares para apoyar a los escolares que padecen dislexia y otras dificultades del aprendizaje. Ahora, según explica Moreno, impulsado por el Ayuntamiento de Cornellá de Llobregat, “se ha abierto a la participación de las entidades locales y nosotros no hemos dudado en sumarnos a este grupo de trabajo que confiamos nos permita implementar la atención que se ofrece a los escolares que padecen estos trastornos en nuestro entorno”. 

La primera acción ha sido la participación en el congreso iberoamericano celebrado los días 13 y 14 de noviembre en Palma de Mallorca, con la mayor parte de los asistentes por vía telemática. Gracias a las becas conseguidas por la Concejalía de Educación, han podido asistir representantes de los colegios Minte, Salesianos, Monzón 3, Aragón, Santa Ana y Joaquín Costa; del IES Mor de Fuentes; del CEE La Alegría; y de la escuela de educación infantil Clara Campoamor. 

La responsable municipal asegura que “fue una cita muy interesante, con ponentes de gran nivel, en la que se abordaron la importancia del diagnóstico, la normalización de las DEAs o la discalculia, entre otros temas, y pudimos conocer cómo se trabaja en otros lugares de España y en otros países iberoamericanos”. 

“Las estadísticas indican que hay una media de dos niños por aula con dislexia y uno con discalculia, por lo que es fundamental la formación en materia de necesidades educativas especiales, y más en estos momentos de incertidumbre en los que la pandemia ha mantenido alejados a los niños de los colegios, lo que ha repercutido directamente en el apoyo que las familias de este colectivo tan numeroso han recibido”, afirma Moreno, quien adelanta que a nivel local se seguirá trabajando con los centros educativos en esta materia.