La exposición itinerante “Tres catedrales, una  historia” comienza su recorrido en Barbastro

Comparte:

LA MUESTRA FOTOGRÁFICA DESVELA LA SINGULARIDAD DE LAS CATEDRALES DE LA DIÓCESIS: BARBASTRO, RODA DE ISÁBENA Y MONZÓN

“Queda abierta esta exposición con la que damos inicio a algo que creo que será, por lo menos, ilusionante”, anunció el obispo de  Barbastro-Monzón, mons. Ángel Pérez Pueyo, en la inauguración de Tres catedrales, una  historia. Esta muestra fotográfica, que empezó a fraguarse hace diez años con el Grupo Apertura de Monzón, en colaboración con el Museo Diocesano y la Asociación Las  Catedrales, pretende “darlas a conocer como un fragmento de historia de nuestro  pasado, presente y futuro que tenemos que conservar”, en palabras del responsable de  Patrimonio, Ángel Noguero. 

A esto contribuyen las imágenes captadas en las dos catedrales románica -Roda de  Isábena y Monzón– y la gótica -Barbastro- que conforman esta muestra itinerante, que  estará hasta el día 17 de marzo en la sala de temporales del Museo Diocesano Barbastro Monzón. Desde aquí viajará a la Sala Cerbuna de la Casa de la Cultura de Monzón (del  19 de marzo al 19 de abril) y al Espacio Pirineos de Graus (del 22 de abril al 18 de mayo).  Durante todo este tiempo, además, podrá verse de forma virtual en la sala capitular del claustro de Roda de Isábena. 

La exposición completa la trilogía catedralicia que ya se planteó en 2014, como recordó el presidente de Apertura, José Antonio Cubero, quien detalló el exhaustivo trabajo  realizado y que abarca desde las salidas fotográficas, a la selección, elaboración de  cartelas, textos… Todo ello coordinado por José Ángel Pueyo, para quien la iniciativa ha  resultado “Un reclamo irresistible; es una cosa tan bella, tan bonita, que para todo  fotógrafo es irresistible poder realizar estas fotografías” de construcciones tan distintas 

que oscilan de la sobriedad de Monzón a la originalidad de Roda. La variedad de autores  aporta, además, una suma de perspectivas que van desde un planteamiento más  documental a otros más creativos y recogen detalles de capiteles, decoración, juegos de  luces, bienes muebles… “También pretendemos que a través de estas fotos el  espectador pueda llegar a verlas de forma diferente a como pueden verlas, por ejemplo, en una visita turística”, añadió. 

El obispo dio las gracias de forma especial al Grupo Fotográfico Apertura y al equipo del  Museo por hacer que “se pueda soñar a lo grande, aun siendo una diócesis tan  pequeña”, con un patrimonio artístico de primer nivel y, por encima de ello, “las  personas. Esta diócesis misionera, mariana, martirial y milenaria tiene el afán de ser  también una diócesis itiner-arte, porque nuestra historia está en parte escrita en las  piedras”.