El bufete Vilarrubí Abogados consigue que Nacho Vidal sea juzgado por homicidio imprudente por el ritual del ‘sapo bufo’

Comparte:

FINALMENTE EL ACTOR Y PRODUCTOR IRÁ AL BANQUILLO

Este martes se ha conocido que la Audiencia Provincial de Valencia ha estimado finalmente los recursos presentados por las acusaciones particulares (entre ellas el bufete montisonense Vilarrubí Abogados) anulando el sobreseimiento de la causa por la muerte del fotógrafo José Luis Abad en un ritual de “sapo bufo”. El actor y productor de cine X se enfrenta a una pena de uno a cuatro años de prisión y finalmente tendrá que sentarse en el banquillo de los acusados.

Carlos Castillo y Javier Vilarrubí, letrados que representan a los hermanos del fotógrafo José Luis Abad, fallecido en el transcurso de una ceremonia ritual oficiada por Nacho Vidal, se han mostrado muy satisfechos de esta decisión, ya que junto a la acusación de un delito de homicidio por imprudencia grave podrá sumarse otro contra la salud pública: “La simple tenencia y distribución de 5-Metoxi-N, NDimetiltriptamina, sustancia que se administró a José Luis Abad, es constitutiva de delito”, señalan.

En mayo de 2023, el Juzgado dictó auto de sobreseimiento provisional de los tres acusados, Ignacio Jordá (Nacho Vidal), Mª Verónica Jordá y Miguel Ángel Calatayud, basándose en que  Abad solicitó voluntariamente someterse a la ceremonia que finalmente le costó la vida y que acudió a ella habiendo consumido previamente cocaína a pesar de las indicaciones en sentido contrario que habría recibido de Verónica Jordá. El informe forense indicaba que la mezcla de ambas sustancias fue la causa final de la muerte. Y a partir de aquí, el auto de la Audiencia lo cambia todo: “El Sr. Jordá (Nacho Vidal) asume la función de director del rito, que se lleva a cabo en su propio domicilio, atribuyéndose un conocimiento especial sobre esta clase de “ceremonias” y es él quien dispone la dosis que ha de inhalar el fallecido en una pipeta de cristal”. Recalca el tribunal que esa sustancia no la llevó consigo Abad sino que se la proporcionó el oficiante, quien “conocía la toxicidad de la sustancia que iba a administrar al fallecido y, pese a ello, no adoptó ninguna precaución ni antes ni durante su administración”.

En el auto, la Audiencia Provincial considera que no puede darse por hecho que la víctima “hubiera sido debida y exhaustivamente informada de los riesgos que asumía al inhalar la sustancia” y establece un nexo causal entre la muerte y las acciones de Nacho Vidal y por ello revoca el sobreseimiento. La colaboración de la hermana del actor, Verónica, y la conducta posterior del Sr. Calatayud (posible encubrimiento, ocultación de pruebas) tienen asimismo relevancia penal. La decisión de la Audiencia Provincial de Valencia no tiene vuelta atrás: el Juzgado de Instrucción que abrió y cerró la causa debe ahora solicitar a las partes sus escritos de acusación y de defensa y dictar a continuación el pase a procedimiento abreviado, el juicio.