CEHIMO reclama que las piezas devueltas por Lérida vayan a sus parroquias originarias

Comparte:

EL CENTRO DE ESTUDIOS DE MONZÓN Y CINCA MEDIO CONSIDERA QUE DEBEN IR A SUS LEGÍTIMOS PROPIETARIOS

Desde el Centro de Estudios se ha emitido un comunicado en el que reclama que Barbastro ha jugado su papel para ampliar el museo pero las piezas son de parroquias de la zona oriental pero no del antiguo obispado de Barbastro y solicita que las piezas regresen a su verdadero lugar de origen.

“Nos felicitamos porque por fin las obras de las parroquias de la zona oriental de Huesca  que pertenecían al obispado de Lérida, hayan sido devueltas, pero para nosotros con esto no acaba el triste y largo asunto de estas piezas. Estas piezas fueron expoliadas de  nuestras parroquias, y consideramos que el proceso no terminará hasta que las mismas  vuelvan a sus legítimos propietarios, que no es el Museo del obispado Barbastro-Monzón  sito en Barbastro, y el que con una hábil maniobra para los intereses de la ciudad que lo  acoge consiguió que la DGA invirtiera 10 millones de euros en una ampliación para acoger  las obras que se preveía que entregaría Lérida, que curiosamente ninguna procedía del  antiguo obispado de Barbastro, sino de las parroquias de la zona oriental.  

Por lo que CEHIMO solicita que todas aquellas piezas que puedan retornar en  condiciones de seguridad, conservación y visibilidad a sus primitivas parroquias, lo  hagan a la mayor brevedad posible. Para nuestros pueblos será un valor añadido en su  atractivo turístico y cultural, – y de justicia, porque ellos fueron quien las costearon en su  momento-, el poder disponer, si se dan esas circunstancias de seguridad, conservación y  visibilidad de estas piezas en sus parroquias de donde fueron expoliadas, si no seguirán  estando emigradas, simplemente que un poco más cerca. Por lo que respecta al Cinca  Medio hay piezas de Monzón, Binaced, Pueyo de Santa Cruz y Valcarca. No  entenderíamos por ejemplo en el caso de Monzón, que lo que queda del retablo de San  Antonio Abad del siglo XV no sea expuesto en la catedral de Santa María del Romeral, lo  que aumentaría el atractivo de la visita a la misma y simplemente haría justicia con el  pueblo de donde fue expoliado y sufragado, igualmente con Binaced, Valcarca y Pueyo de  Santa Cruz. Tampoco olvidamos que en la génesis del nuevo obispado Barbastro-Monzón,  del que se cumplen 25 años, se pusieron en la mesa en los encuentros previos con todos los agentes implicados, -alguno propiciado por CEHIMO-, cuatro consideraciones: 

– Que en la denominación del nuevo obispado se incluyera a Monzón, recordemos que en  la fusión éramos más los que veníamos de la zona oriental que los que aportaba el  desaparecido obispado de Barbastro. 

– Que Santa María fuera elevada a Catedral. 

– Que Monzón acogiera algún servicio significativo del nuevo obispado. – Y finalmente, que Monzón acogiera una subsede del Museo Diocesano del nuevo  obispado, -que los 10 millones de todos, y de entonces, invertidos en Barbastro bien daban  para algo más-. 

Todo se cumplió menos esto último de lo que bien se dolía en conversaciones privadas de  las que fuimos receptores, el entonces párroco de Monzón Mosén Manuel Linés, que  encargó a CEHIMO la redacción de un proyecto museístico para los bajos de la casa  parroquial, promesa no cumplida por el primer obispo del nuevo obispado y por todos los  siguientes hasta la fecha, por lo que este retorno sería al menos un mínimo cumplimiento  de la palabra dada por nuestro primer obispo, mientras seguimos esperando la subsede del  Museo, porque en este asunto de los Bienes de las parroquias de la zona oriental, no sólo  los obispos de Lérida incumplieron su palabra.”