b_400_300_16777215_00_images_HNE-PAR.jpg

Una delegación de HidroNitro Española y Ferroglobe (la casa matriz) se entrevistaron ayer con varios parlamentarios aragoneses para negociar medidas de apoyo ante la delicada situación que atraviesa la factoría montisonense.

Por parte de la empresa estaban el director de la factoría en Monzón, Roberto Coloma, el director de Compras de Energía del Grupo Ferroglobe, Carlos Oliete, y Alfonso Zapatero, Director de la División de Energía en HidroNitro. Los parlamentarios que participaron del encuentro fueron Jesús Guerrero por el PAR, Dolores Serrat y Ricardo Oliván por el PP y Javier Martínez por Cs. Posteriormente hubo también un encuentro de los representantes empresariales con el PSOE.

Según ha trascendido, en la reunión se abordó principalmente la preocupación por el nuevo impuesto medioambiental que la DGA ha implantado y que supone un gravamen de 900.000 € para la factoría montisonense, que defiende que ellos solo son productores de energía para autoconsumo industrial y no para su venta a terceros, y ese impuesto encarece sobremanera su competitividad poniendo en serio riesgo decenas de puestos de trabajo.

Hay que recordar que estos días se están produciendo movimientos tanto por parte de la propia HNE, como del comité de empresa, encaminados a dar a conocer las problemáticas que atenazan la viabilidad de la empresa que pelea en tres frentes principales: el citado impuesto medioambiental sería el más acuciante, pero también están pendientes la renovación de los arrendamientos de las centrales de Barasona y “El Ciego”, así como la resolución de la CHE sobre los caudales ecológicos.

El diputado del PAR, Jesús Guerrero apuntaba que “como aragonés y como ciudadano de Monzón que soy, vamos a trabajar para implicar a todos los grupos del arco parlamentario aragonés, para que salga adelante una propuesta por unanimidad que asegure el futuro de la factoría industrial montisonense que cuenta con cerca de 200 empleos directos y unos 800 indirectos, y por ello reclamaremos que se abra una mesa de negociación que afronte la posible solución que permita la competitividad de esta importante empresa del tejido industrial del Cinca Medio. Hasta ahora la respuesta de los diputados de los grupos parlamentarios es positiva pues entienden el problema que se plantea para HINE, para Monzón, el Cinca Medio y para Aragón, por los puestos de trabajo y las afecciones a familias que están en juego”.