b_400_300_16777215_00_images_Canicros2019RP.JPG

La IV Canicross Ciudad de Monzón cambia su recorrido y lo hace más exigente con el fin de resultar más atractivo para los corredores. Esta prueba, que forma parte del calendario del Desafío Aragonés, se disputará el domingo 17 de noviembre y volverá a contar con una categoría infantil, además de mantener su vertiente de lucha contra el abandono animal.

Ya están abiertas las inscripciones para esta carrera que gana adeptos cada año y que en esta edición va a cuidar muy especialmente el estado de salud de los perros, exigiéndoles tres vacunas con el fin de evitar posibles riesgos. El concejal de Deportes del Ayuntamiento de Monzón, Eliseo Martín, la responsable de la prueba, Beatriz Gual, y la responsable de la protectora, Vicky Álvaro, han presentado esta carrera que, atendiendo las peticiones de los corredores, ha decidido modificar su circuito con el fin de que sea más exigente. Con salida y llegada del entorno de la fuente del Saso, “esperamos que el nuevo recorrido guste. Lo haremos en diferentes tandas, ya que el camino es más estrecho que en el recorrido anterior, evitando que los adelantamientos sean peligrosos”, explica Gual. 

Además de las categorías junior, absoluta y dos de veteranos, que deberán completar los cerca de seis kilómetros de recorrido, también habrá una infantil de un kilómetro en la que pueden participar los chavales de 8 a 14 años. Martín ha puesto el foco en el nuevo circuito, “que será más atractivo que el anterior, con más subidas y bajadas” y ha explicado que esta prueba pretende “reunir a corredores de la comarca y de otros puntos de Aragón ya que es una afición que se ha extendido mucho. Pretendemos darle a esta prueba un empujón para que en esta edición podamos reunir a mucha gente”. 

El IV Canicross Ciudad de Monzón está muy ligado a la lucha contra el abandono animal y se organiza en colaboración con el Ayuntamiento y la protectora El Arca de Santi, que cuenta con una docena de perros de entre uno y tres años preparados para participar en ella, que se ponen a disposición de las personas que deseen competir con uno de ellos. Solo se les exige que “vengan a conocerlos antes. En una canicross estás haciendo un tándem con el perro, tiene que haber una comunicación. Si el corredor no viene a buscar al perro, lo pasea dos o tres semanas antes y lo conoce, es muy complicado que lo pueda dominar y hacer un buen tándem para que ambos disfruten”, señala Vicky Álvaro. 

Las inscripciones, que estarán abiertas hasta el 13 de noviembre, pueden formalizarse a través del portal www.rockthesport.com/es/evento/iv-canicros-ciudad-de-monzon.