b_400_300_16777215_00_images_Rugby.jpg

Traerá cola sin duda la “cacicada” de la Federación Aragonesa de Rugby respecto a la final de la Liga Aragonesa Masculina que se debía disputar entre el Quebrantahuesos RC y el Universitario de Zaragoza el pasado sábado.

Esa final, según la propia reglamentación de la federación aragonesa, debía disputarse en el campo del equipo clasificado en primer lugar (el Quebranta fue el campeón), aunque una posterior directriz estableció que se elegiría un campo neutral. La propia federación incumplió tal directriz propia y designó el campo del equipo zaragozano para jugar la final, algo que “colmó el vaso de nuestra paciencia” según el QRC sobre otras numerosas decisiones de la federación respecto al club altoaragonés. El club elevó la queja a la española para que tomara cartas en el asunto, aunque hay poco margen ahora mismo para resolver la polémica decisión federativa por lo que Aragón podría no tener representante para luchar por el ascenso a la 2ª división nacional.

Tal es ahora mismo la tensa situación entre el QRC y la federación aragonesa, que el club maneja la posibilidad de abandonar la liga aragonesa (como ha hecho Teruel que juega la liga de la Comunidad Valenciana) y podría solicitar su ingreso en otras ligas de territorios vecinos, ya que consideran que el rugby está creciendo de forma importante en la comunidad autónoma y ese crecimiento no se está viendo respaldado en el caso del QRC por ningún apoyo en Aragón a pesar del espectacular trabajo y crecimiento de un club que en cinco años de vida ha creado varias escuelas (Barbastro, Monzón, Huesca, Aínsa, Almacellas…) y está consiguiendo hasta repercusión internacional con eventos como el Fast Rugby, o el Seven Nieve…

Por el momento, el QRC sigue esperando la resolución a su negativa a jugar el pasado sábado (por cierto el club ha sido sancionado con 300 € por incomparecencia) la final de la liga si bien el posible abandono de la competición de Aragón se podría decidir en breve. El club concluye que “la liga aragonesa se quedaría sin equipos ni de Huesca ni de Teruel…solo de Zaragoza, Tudela y Soria. Nos parece que ese centralismo de Zaragoza es perjudicial para nuestro deporte”.