Los alumnos del módulo de Mantenimiento de Interiores del Taller de Empleo “Templario” iniciarán la semana que viene las obras de acondicionamiento de un vestuario adaptado para personas minusválidas usuarias de la piscina climatizada de Monzón. 

Se prevé un plazo de ejecución de un par de meses para esta obra que viene a ampliar la disponibilidad de vestuarios adaptados propios que ya posee más los del pabellón “Los Olímpicos”; los objetivos de la “ampliación” son dos: evitar la saturación que se da cuando coinciden varios grupos de bañistas y abrir un paso que conecte los vestuarios adaptados del pabellón con la piscina sin pasar por el vestíbulo.

 

En concreto, se cerrará la zona de debajo de la escalera de acceso a las gradas (junto al vestíbulo) y se aprovechará el cuarto que sólo alberga una máquina de hielo y los secadores de pelo. La remodelación supondrá la ganancia de tres cabinas de 1,90 x 2,28 metros (ducha, inodoro y espacio para el cambio de ropa). Así, gracias a la compartimentación, a este vestuario podrán entrar personas de ambos sexos con sus acompañantes.

 

Los departamentos de Urbanismo y Deportes también valoran que el pasillo de 1,4 metros (al lado de las cabinas) conectará los vestuarios del pabellón y la piscina “soslayando el vestíbulo”. El concejal de Urbanismo, Raúl Castanera, indicó: “Los numerosos usos de la piscina exigen esta obra. En ocasiones, la confluencia de personas mayores que precisan ayuda para cambiarse, alumnos de Educación Especial, cursillistas y bañistas habituales, hacen coincidir en los vestuarios a personas de ambos sexos. Por otro lado, el enlace con los vestuarios del pabellón sin perder la climatización es un “déficit” del servicio que de esta forma quedará corregido”.