b_400_300_16777215_00_images_articulos_CMMPlan_Serveto.JPG

El Club Montisonense de Montaña se trasladó el fin de semana a disfrutar de una excursión senderista otoñal por los bellos parajes del valle de Chistau. Esta es la crónica.

Este domingo nos hemos ido a ver el otoño a una parte del Valle de Chistau, 17 senderistas, partimos desde la oficina de turismo de Plan, subimos por el final del pueblo para ver portones, balconadas y piedras con historia, nos dirigimos al lavadero donde cogimos la PR HU 37, sendero cobijado por el boj y fresnos que nos llevó hasta Chistau, vista del paisaje, agua de la fuente, una fruta y cruzamos el pueblo en dirección a la iglesia para continuar ascendiendo hasta la pista que lleva a Serbeto; a los pocos metros la abandonamos para retomar el sendero del lugar PR HU 37 , que nos lleva por media ladera con alguna marca del Camino de Santiago, sendero agradable con vistas al fondo del valle y a la Punta de las Doce.

 

Llegamos de nuevo a la pista pasando por Feneplán y con la compañía del sol, pudimos saborear unas buenas moras viendo los colores que nos ofreció el paisaje de La Comuna, prados, chopos, fresnos, las bordas de labor de la gente del lugar; cruzamos el cauce del barranco El Mon que configura este valle y al llegar al lugar conocido como La Crujan cogimos el sendero de descenso a Serbeto, en su entrada nos refrescamos en la fuente que manaba buen caudal de agua. Nos paramos a descansar y reponer energía, buscando la sombra en los tranquiles que tienen las casas, junto a la iglesia observando una de las casa características toda ella cubierta de hiedra de color verde y rojo.

 

Retomamos el camino, llegados a El Collet, entre La Peña San Martín y la Peña Arties, pudimos ver a los quebrantahuesos realizar su vuelos aprovechando las masas de aire caliente, el macizo del Cotiella y La Comuna con Sin, Cerbeto y Señes;  e iniciamos el descenso hacia Plan por el sendero orientación sur ente boj y aliagas, viendo enseguida el embalse al fondo de Plan d´Escún. Frente a nosotros se mostró la ribera del Zinqueta, los campos de San Mamés, el Puerto de Sahún y el barranco por donde sale el agua del Ibón de Plan, que próximamente iremos a conocer.

 

Llegados a la carretera y ya que el río Zinqueta, en sus últimas riadas modificó su itinerario, cubriendo gran parte del sendero que volvía por el bosque de sarga, volvimos los últimos metros por la carretera.

 

Llegados a Plan, un refresco y un hasta pronto.

Buen día, buena compañía.