b_400_300_16777215_00_images_CocheAccidente.jpg

Esta mañana la Audiencia Provincial de Huesca ha hecho pública la sentencia adoptada según la cual aumenta de 6 a 8 años la medida de internamiento al menor, A.G.N, condenado por arrollar y matar a un guardia civil en Barbastro. 

La resolución de la Audiencia, mantiene la absolución a los otros tres menores que viajaban en el vehículo y confirma la condena de A.G.N como autor de varios delitos, conducción temeraria, homicidio doloso, tres delitos de lesiones y uno de conducción sin haber obtenido nunca el permiso de conducir.

La decisión de la Audiencia Provincial de Huesca se produce tras estudiar los recursos presentados por la acusación particular, ejercida por el letrado Mariano Tafalla así como la defensa, ejercida por la abogada Cristina Dolcet. La sentencia se puede recurrir en casación ante el Tribunal Supremo, extremo éste que Dolcet señalaba que tiene que estudiar.

El Tribunal justifica su decisión de aumentar la medida de internamiento porque existe una pluralidad de infracciones, y aclara que el límite máximo de la medida sería de diez años y no de ocho, como entendió el juzgado de primera instancia. Los juzgadores, aplicando el mismo criterio de proporcionalidad que inspiró la Sentencia del Juzgado de Menores, fijan por ello la medida en 8 años, pena inferior a la de la duración máxima.

Por su parte, el recurso que había presentado la defensa del menor condenado solicitaba la absolución del joven y defendía que el homicidio fue imprudente. La sala desestima estos argumentos ya que A.G.N tuvo la opción de “levantar el pie de los pedales, de pisar el freno o el acelerador, y de estas tres opciones escogió, la última de ellas, continuando su marcha a fin de introducirse en una carretera nacional con doble sentido de circulación”. Por lo que añaden: “la temeridad del conductor es manifiesta al continuar la marcha pese a carecer de visión suficiente y de control sobre el volante del automóvil”.