b_400_300_16777215_00_images_AlcaldeClaverMascarilla.jpeg

El alcalde de Monzón, Isaac Claver, cuyo municipio junto con otros de las comarcas orientales de Aragón se resiente de las limitaciones extraordinarias impuestas por la aplicación de la fase 2 desde hace un mes vuelve a reclamar al Ejecutivo “información, coordinación y colaboración”.

Ha subrayado Claver  que “la información es vital para tomar decisiones municipales como puedan ser la apertura de las piscinas, la ludoteca, determinados campus o servicios que ofrecemos desde el Ayuntamiento, intensificar las labores de desinfección y de limpieza en la ciudad”.

Los alcaldes del Partido Popular de ciudades tan relevantes de Aragón como Calatayud, Monzón o Alcorisa, acompañados de los representantes populares en la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias, los ediles de Illueca, Gurrea de Gállego y Albalate del Arzobispo reclamaron esta mañana al Gobierno de Javier Lambán que les facilite dos herramientas para luchar contra la segunda ola de contagios que sufre la Comunidad Autónoma: transparencia y fondos económicos.

Se trata de ayudar al Ejecutivo autonómico a asegurar la salud de los ciudadanos desde los ayuntamientos, afirmó Mar Vaquero secretaria general del Partido Popular de Aragón, que desde hace meses viene reiterando y demostrando el apoyo de su formación al Gobierno en su lucha contra el coronavirus si bien, al mismo tiempo, también debe requerirle reciprocidad en términos de lealtad institucional.

Hoy insistió en la necesidad de que la coalición gubernamental conformada por PSOE, Podemos PAR y CHA acompañe a los alcaldes en los esfuerzos que desde hace meses vienen realizando para frenar la pandemia. La transparencia como “obligación ética” de cualquier gobierno, defendió Vaquero, que debe sustituir a la “opacidad” del actual Ejecutivo que se resiste a facilitar a los alcaldes el impacto de la pandemia en sus municipios tanto durante los meses de máxima afección como ahora cuando la agresividad del rebrote es creciente, como indican los últimos datos que confirman que en Aragón se han multiplicado por cuatro los nuevos casos durante la última semana, de 400 a 1.600.

A la complejidad inherente en la gestión de una crisis sanitaria los alcaldes encuentran ahora la dificultad añadida que supone la conclusión del estado de alarma, y por lo tanto el aumento del efecto contagio debido a la movilidad y a la mayor socialización. Un escenario muy diferente al confinamiento o a las distintas fases de desconfinamiento que los ayuntamientos deben administrar, sin que los Gobiernos de España y de Aragón como principales responsables de la salud pública les hayan transmitido más que orientaciones muy generales, “y ello no permite que los alcaldes puedan tomar medidas concretas, eficaces y adaptadas a su situación”.

La incertidumbre generada por la falta de información precisa y actualizada del Gobierno de Aragón, desde el punto de vista del impacto concreto del coronavirus en sus municipios “les está privando de tener instrumentos y tener argumentos para tomar decisiones”, en referencia a la imposición de limitaciones para el uso de equipamientos e instalaciones municipales desde parques y jardines hasta piscinas o zonas recreativas y deportivas.

La segunda herramienta reclamada por los alcaldes populares al Ejecutivo de Javier Lambán serviría para que las entidades locales dispongan de los fondos económicos necesarios para afrontar con solvencia los nuevos golpes de la pandemia. La obligación de utilizar sus propios recursos en el primer episodio de marzo, abril y mayo, recordaron, dejó ya muy debilitadas las finanzas municipales. En este punto la secretaria general de los populares aragoneses criticó a la coalición presidida por el PSOE por no aprobar una línea de ayudas extraordinaria, “es que no han recibido ni un solo euro, ni lo han recibido del Gobierno de España, tan solo una autorización para gastar el 20% del remanente para aquellos que lo tuvieran y ahora además se enfrentan a la amenaza de confiscación de la ministra Montero del ahorro de sus vecinos durante muchos años”. A agravar esta situación, recordó se añade la negativa del Ejecutivo de adelantar la entrega de las cantidades anuales que corresponden a los municipios a través de diferentes fondos autonómicos.