b_400_300_16777215_00_images_PoliciaLocalRural.JPG

Agentes de policía tanto uniformados como de paisano con vehículos sin rotular han intensificado su presencia durante la última semana con el fin de controlar las molestias nocturnas por ruidos denunciadas por vecinos de diferentes zonas de la ciudad que, si bien son habituales de cada inicio de verano, este año requieren de un mayor control a consecuencia de la crisis sanitaria de la covid-19.

La Policía Local de Monzón mantiene, desde inicios de la pasada semana, un dispositivo especial para controlar las molestias nocturnas por ruidos y el incumplimiento de las medidas sanitarias propias del momento actual en diversos puntos de la ciudad. El balance de esta primera campaña ha sido la tramitación de medio centenar de denuncias por comportamientos incívicos. Aunque este dispositivo especial ha abarcado todo Monzón, la Policía Local se ha centrado en varias zonas de reunión de personas en las que las quejas por ruidos, conductas incívicas, deterioro del mobiliario urbano, ocupación de vía pública… son más numerosas. 

Estos controles diarios efectuados durante una semana se han saldado con la tramitación de medio centenar de denuncias, siendo las más numerosas las de consumo de alcohol en la vía pública por parte de menores de edad, por el incumplimineto de la normativa sanitaria vigente y por la práctica de juegos y deportes en la vía pública que pueden causar daños a los bienes o instalaciones tanto públicas como privadas. También se han efectuado denuncias por los ruidos molestos, conducción negligente o bajo los efectos del alcohol. 

Desde el Ayuntamiento se recuerda la importancia de respetar las medidas sanitarias para prevenir el contagio del coronavirus y, a su vez, Policía Local insiste en que las sanciones no son necesarias si todos cumplimos las normas.