b_400_300_16777215_00_images_CovidTestParking.jpg

Tras el notable aumento de casos positivos de covid-19 en Binéfar, el Ayuntamiento de Monzón ha intensificado los contactos con Sanidad del Gobierno de Aragón y ha solicitado toda la información posible para conocer en qué medida afecta a la ciudad de Monzón el brote de positivos detectado en Binéfar.

Desde el inicio de esta semana se trabaja para conocer el alcance y la repercusión que dicho brote ha tenido en la población montisonense que trabaja en las industrias cárnicas de la capital literana. 

El alcalde de Monzón, Isaac Claver, ha solicitado al Servicio Provincial y a la Dirección General de Sanidad que planteen los protocolos sanitarios para que Monzón se considere una zona prioritaria de test y evitar que el brote de la ciudad vecina pueda propagarse por Monzón. Claver considera “necesario conocer el impacto real de la epidemia en Monzón” y, por ello, apuesta por “localizar población afectada, personas de contacto y, sobre todo, realizar test para frenar al máximo la propagación del virus”.

La cercanía física con la localidad vecina y los lazos laborales, familiares y empresariales de ambos municipios lleva al Ayuntamiento a demandar que la ciudad sea considerada como zona prioritaria. “Desde el Ayuntamiento consideramos que es esencial que Salud realice test y diagnosticar a la mayor población posible. Ahora más que nunca para no llegar tarde” insiste Claver, argumentando que “el brote de Binéfar está llegando a vecinos de Monzón y debemos extremar las precauciones. A ello se suma el peligro que conlleva que los niños ya pueden salir a la calle y que el próximo sábado, también se podrá salir a hacer deporte”.  

Desde Sanidad se ha informado que están trabajando a través del centro de salud de Atención Primaria de Monzón, que es el encargado de ejecutar el protocolo diseñado por el Gobierno de Aragón para estos casos. De hecho, este miércoles ya han vuelvo a citar a pacientes de la zona sanitaria para realizarles test rápidos en el parquin público de la avenida Cortes de Aragón, que el Ayuntamiento había cedido para este fin.