VilarrubiAbogado.jpg

El primer teniente de alcalde del ayuntamiento de Monzón, Javier Vilarrubí ha emitido un comunicado al hilo de los primeros test rápidos que se están realizando por fin en localidades como Monzón, demandando “¡Auxilio!” al Gobierno de Aragón.

Vilarrubí señala en su comunicado que “Compromiso, cooperación, lealtad, sacrificio…y tiempo habrá, más adelante, de hacer valoraciones, críticas, alabanzas o reconocimientos. Eso se nos ha pedido, así lo hemos entendido todos. Hemos cumplido, seguimos cumpliendo cuanto podemos y, entiendo, que es justo EXIGIR reciprocidad si en algún momento dudamos que no está existiendo, como creo y constato desde mi responsabilidad municipal. La desinformación y la impotencia al prohibirnos la ejecución de pruebas masivas asumidas por nosotros en Monzón es también tónica general, desgraciadamente, en miles de municipios españoles”.

El concejal montisonense apunta que el momento sigue siendo muy crítico “y nos advierten que no es pasajero, que puede haber repuntes.  Se nos dice por prestigiosos científicos (y también lo demuestran en otros países), y así lo creemos, que la mejor manera de controlar esta pandemia es haciendo tets masivos y tener una comunicación ágil y veraz. Porque cuando esto último no ocurre empiezas ya a dudar de todo. Sólo solicitamos eso (ni bulos, ni fakes, ni censura…pero de nadie). Transparencia y rapidez. NOS VA LA VIDA EN ELLO”.

El teniente de alcalde insiste en la necesidad de información para poder responder mejor a la pandemia: “En mi ánimo está contaros la verdad. Porque pedir esa información que existe es vital para no ir dando “palos de ciego”. Aún estamos a tiempo de evitar nuevos contagios, enfermos y muertos; pero es necesario hacer controles y tets masivos. De poco servirá después hacer valoraciones o aceptar las críticas si hemos hecho menos de lo que podíamos y debíamos hacer. Y esta es la realidad de lo que ha ocurrido en Monzón: Inicialmente nos dijeron que en nuestra ciudad había sólo un contagio y así lo siguieron manteniendo aunque, por nuestra intuición basada en el conocimiento del entorno y por lógica extrapolación de la rapidez con que se extendía la pandemia, nos hacía presuponer que eran más. A las pocas horas conocemos por la prensa, y no por el órgano competente, que superábamos la centena. Solicité aclaraciones y una vez más el silencio fue la respuesta. El Ayuntamiento tenía ya suministros y personal  para efectuar 2.000 test a la población de máximo riesgo, y el día 14 de abril (que íbamos a empezar a realizarlos) nos lo prohíben, alegando que ya tenían previsto hacerlos ellos de manera inmediata y masiva. Creímos, otra vez, en su palabra. Habilitamos el aparcamiento municipal, y el 16 de abril inician ellos los tets. Seis días más tarde, ante nuestra insistencia diaria sin respuesta, nos comunican que han realizado 100 pruebas ¡Juzguen ustedes si esa cantidad es “masiva” o no!. Esto supone que las personas de riesgo de nuestra población (personal de las residencias, cuerpos de seguridad, Protección Civil, bomberos, Cáritas, Cruz Roja, colegio Reina Sofía,  brigada, trabajadores… y cualquier persona de riesgo) sigan esperando con ansiedad esos  test que sirvan para la clasificación de los afectados y así poder evitar nuevos contagios y/o contraer la enfermedad. ¡Basta YA, así no!. El Ayuntamiento ante esta inoperancia y lentitud tiene la obligación y el deber, como garante de la protección de sus ciudadanos, de pedir o realizar de manera inmediata los test masivamente”.

Concluye Vilarrubí con un contundente “¡Déjennos trabajar y cumplir con nuestros vecinos!”