b_400_300_16777215_00_images_Ambulancias24h.jpg

El Grupo Municipal Cambiar Monzón ha registrado una moción señalando la necesidad de la presencia física 24 horas de la ambulancia de soporte vital básico (SVB) en el Centro de Salud y la mejora de las instalaciones donde se ubica.

Además, propone que  El Pleno del Ayuntamiento de Monzón inste al Gobierno de Aragón a que invierta en el acondicionamiento de un espacio específico y digno para la ubicación de la ambulancia así como de las estancias mínimas para que el personal pueda ejercer sus funciones de guardia.

Por último propone que desde el Pleno del Ayuntamiento de Monzón se solicite al Gobierno de Aragón que estudie la posibilidad de internalización del transporte sanitario urgente cuando se rediseñe el servicio, adecuándose a la realidad territorial y además cuente con la presencia de los trabajadores y trabajadoras. 

“Desde Cambiar Monzón consideramos que un sistema de emergencias es de vital importancia para la asistencia sanitaria de todos los vecinos y vecinas de Monzón, ya que conforma el primer eslabón asistencial de la cadena sanitaria, junto con la atención primaria y las urgencias”, ha señalado Vicente Guerrero, portavoz de Cambiar Monzón. “Un servicio de primera necesidad considerado por la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias como un elemento básico de nuestro sistema sanitario de prestaciones imprescindibles para la población”, ha añadido. “Una atención precoz y de calidad disminuye significativamente la mortalidad de los procesos críticos más frecuentes, reduciendo las minusvalías, acortando las estancias hospitalarias, ahorrando así sufrimiento a las personas y gastos a la sociedad”, ha añadido el portavoz de Cambiar Monzón.

En el Centro de Salud de Monzón tienen su base las dos Ambulancias. La unidad SVB (Soporte Vital Básico), acondicionada para permitir asistencia técnico-sanitaria en ruta, que proporciona soporte vital básico y atención sanitaria inicial. El personal de la unidad SVB está compuesto por dos TES (técnicos en emergencias sanitarias) y está acondicionada para que un médico y/o enfermero de los centros de salud puedan prestar asistencia sanitaria en ruta. La otra unidad es una UME (unidad medicalizada de emergencias) cuya dotación son dos TES, personal de enfermería y medicina, que hacen un total de cuatro miembros y está destinada a proporcionar soporte vital avanzado.

La unidad SVB está dentro de un sistema mixto de presencia-localización consistente en un horario presencial de activación inmediata de lunes a viernes, de 9 horas a 21 horas, y el resto del tiempo en dispositivo de localización: noches de 21 horas a 9 horas de la mañana siguiente, fines de semana y festivos. Lo que supone 60 horas semanales de activación inmediata y 108 en dispositivo de localización. La unidad SVB da servicio a Monzón y Comarca Cinca Medio, así como a comarcas limítrofes como la Litera, Somontano y Bajo Cinca, trasladando a los pacientes en la mayoría de las ocasiones al Hospital de Barbastro, pero también a Lérida, Huesca y Zaragoza según las necesidades del servicio, como pueden ser servicios interhospitalarios desde las urgencias del Hospital de Barbastro.

La media de movilizaciones diarias se sitúa próxima a cuatro (120 avisos mensuales), siendo una de las unidades más demandadas de la provincia de Huesca. Hay que tener en cuenta además que la SVB es reclamada en multitud de ocasiones para atender a personas en la vía pública por caídas, accidentes, actividades deportivas y sociales, mareos, etc. Activaciones para las que esta unidad es la primera elección la mayoría de ocasiones, ya sea en su tiempo de activación inmediata como en tiempo de localización.

La Unidad de Médica de Emergencias UME permanece de forma presencial y salida inmediata los 365 días del año, 24 horas.

La UME de Monzón da asistencia medicalizada directa a tres comarcas principalmente con 54 poblaciones y cerca de 70.000 habitantes, además de apoyar a comarcas como Sobrarbe y Ribagorza y el Bajo Cinca. Con lo que hace aún más esencial que en ausencia de esta unidad, la SVB pueda responder de forma inmediata a las emergencias de la población eliminando la localización para un mejor desarrollo asistencial en tiempo y calidad de la misma.

La UVI que debería dar apoyo a dicha UME y suplirla cuando esté ocupada, se ubica en Barbastro y también se encuentra como la de SVB dentro de un sistema mixto de presencia-localización consistente en un horario presencial de activación inmediata de lunes a viernes, de 9 horas a 21 horas, y el resto del tiempo en dispositivo de localización: noches de 21 horas a 9 horas de la mañana siguiente, fines de semana y festivos. Lo que supone 60 horas semanales de activación inmediata y 108 en dispositivo de localización. Siendo además que la UVI y la UME se activan cuando hay riesgo vital actual y potencial y requieren de atención en ruta.

Además dicho servicio se encuentra externalizado, lo que implica un abaratamiento que repercute en la calidad y que dificulta emprender mejoras necesarias. “Desde Cambiar Monzón pensamos que la gestión pública del servicio posibilitaría una mayor adecuación a las necesidades detectadas”, señala Guerrero.

Las dos grandes deficiencias del actual sistema se centran, la primera, en el sistema de localización que provoca que los trabajadores y trabajadoras en este periodo de localización tengan que reunirse en la ambulancia para iniciar la urgencia en un plazo de 15 minutos según el punto 9.3 del pliego de prescripciones técnicas del transporte sanitario urgente de Aragón. Hay que tener en cuenta que los trabajadores pueden residir en zonas totalmente alejadas entre ellos y del vehículo, con lo que se puede dar la circunstancia de tener que pasar por la zona del accidentado sin poder prestar asistencia. 

Una segunda deficiencia es la precariedad en las bases operativas existentes donde deben estar ambulancia y el personal. Los trabajadores deben tener un lugar donde cambiarse, asearse y llevar a cabo las labores de reposición de material, limpieza y desinfección propias de un entorno potencialmente contaminado. Según el R.D. 486/1997 sobre las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo, estos deben disponer, entre otras cosas, de: espacios donde poder cambiarse y asearse tras las intervenciones, y taquillas donde depositar ropa limpia y la contaminada. Así mismo las ambulancias deben de disponer de espacios adecuados a la actividad sanitaria que desarrollan, es decir, espacios para el almacenamiento de material especialmente sensible tanto fungible como farmacéutico, gestión informática para la elaboración de pedidos, informes, etc. También espacio de resguardo y protección de las ambulancias ante las inclemencias del tiempo y el vandalismo. Un lugar óptimo donde poder realizar la limpieza y desinfección de un espacio sanitario como es una ambulancia, así como una conexión eléctrica para la carga de la misma. 

“Desde Cambiar Monzón consideramos imprescindible poder contar con el servicio de las dos ambulancias de forma presencial las 24 horas al día y los 365 días al año, en unas instalaciones dignas en el entorno del Centro de Salud para salvar vidas y minimizar riesgos”, ha concluido Guerrero.