b_400_300_16777215_00_images_RioSosa.JPG

La Concejalía de Servicios del Ayuntamiento de Monzón ha llevado a cabo la limpieza de las riberas del río Sosa a su paso por la ciudad, retirando las especies vegetales alóctonas invasoras y respetando el resto de vegetación autóctona.

Se ha actuado sobre más de 1.800 metros en tres tramos: entre el comienzo del núcleo urbano y el puente de la N-240, entre dicho punto y el puente viejo y, desde ahí, hasta el puente de la A-1234. 

Estos trabajos, según explica el concejal de Servicios, Salvador Sarrado, vienen motivados por la proliferación de la caña común en el río Sosa, que hace necesario un tratamiento sobre el cauce y las márgenes con el fin de mejorar la estructura de la vegetación de ribera y la accesibilidad al mismo, “así como reducir el número de elementos que, en caso de ser arrancados por una avenida, puedan generar obstrucciones en infraestructuras ubicadas aguas abajo”, señala y añade que solo se ha actuado en las riberas, no en el cauce por ser una zona protegida”. 

Las brigadas municipales se han encargado de ejecutar estos trabajos utilizando una desmalezadora de martillos en los puntos donde se concentraba la caña común y mediante poda manual en aquellos en los que estaban dispersas y mezcladas con vegetación autóctona.