Apuestas.jpg

El grupo de Cambiar presentará al próximo pleno de la Diputación de Huesca una moción con la que pretende que se tomen medidas que eviten que los jóvenes de la provincia acaben sufriendo las consecuencias adictivas del juego.

En mayo de 2017, la provincia de Huesca contaba con 21 salones de juego autorizados: 2 en Huesca, 3 en Barbastro, 2 en Binéfar, 5 en Fraga, 1 en Graus, 2 en Jaca, 3 en Monzón, 2 en Sabiñánigo y 1 en Sariñena. En estos momentos, estaría pendiente de abrirse un cuarto local en Monzón.

La propuesta, según la diputada provincial de Cambiar, Pilar Novales reclama la agilización de los trámites a nivel del Estado para la nueva normativa de regulación de publicidad del juego de azar y apuesta en línea, así como del resto de medidas que incidan en la acción preventiva. Además, se solicita que se aumente el tipo aplicable en el Impuesto sobre actividades de juego para las casas de apuestas y del juego 'on line'.

Según ha recordado Novales, el Gobierno de España y Unidos Podemos acordaron aprobar una nueva regulación de protección frente a la adicción en octubre pasado y a finales de ese mismo mes el pleno del Congreso pidió dar trámite inmediato y definitivo al Real Decreto, sin que todavía haya visto la luz transcurridos casi 4 meses después.

A nivel autonómico y local, el texto insta al Gobierno de Aragón y los gobiernos locales a establecer normativas urbanísticas que fijen un mínimo de distancia de separación de las casas de apuestas con los centros de enseñanza o espacios frecuentados por la infancia, la adolescencia y la juventud como centros culturales, deportivos o juveniles. Y es que, según ha señalado la diputada provincial, el 80% de las consultas a la Asociación Aragonesa de Jugadores de Azar en Rehabilitación (Azajer) son relacionadas con jóvenes y el último informe del Observatorio Español de Drogas y Adicciones de diciembre pone de manifiesto que un 5,1% entre 15 y 24 años juega dinero 'on line' y un 27,5% lo hace de manera presencial.

Finalmente, la moción reclama a la Diputación Provincial de Huesca que apoye a los gobiernos locales para que refuercen la formación de la Policía Local de modo que se familiaricen con las infracciones más habituales relacionadas con las apuestas y el juego, particularmente en el acceso a menores, incapacitados legales o con acceso restringido (más de 2.500 aragoneses estaban inscritos en el Registro del Juego de Prohibidos el año pasado).