b_400_300_16777215_00_images_CLIA-enero19.JPG

El Pleno del Consejo Local de Infancia y Adolescencia (CLIA) de Monzón ha celebrado sesión ordinaria en la que sus miembros han presentado a la Corporación Municipal las acciones llevadas a cabo a lo largo del año 2018.

Durante el mismo, han aceptado el nuevo encargo para este ejercicio, consistente en establecer nuevos canales de comunicación para que puedan convertirse en enlaces entre el Ayuntamiento y los vecinos más jóvenes. El pleno ha guardado un minuto de silencio por Julen, el pequeño encontrado esta madrugada en un pozo de la localidad malagueña de Totalán.

Los escolares que forman este consejo continuarán trabajando en el diseño de la campaña dirigida a mejorar la imagen de la ciudad, para la que ya cuentan con algunos eslóganes y están definiendo las acciones que pretenden realizar durante el presente ejercicio. A ello se suma la nueva encomienda que les ha transmitido el alcalde, Álvaro Burrell, a través de la que les insta “a pensar en aquellos canales que consideren más oportunos para que los miembros del consejo se conviertan en un verdadero vehículo trasmisor de las sugerencias e inquietudes de la población más joven y de sus padres, haciéndolas llegar al Ayuntamiento. Tenemos mucho interés en implementar estas vías de comunicación para que puedan ser realmente efectivas”, afirma. Una comunicación que pretende ser bidireccional, de forma que los consejeros puedan tanto ser portavoces de la comunidad como dar a conocer la información municipal.  

Además, les ha lanzado una primera consulta relativa a los horarios de apertura de los patios escolares y las actividades que en ellos pueden realizarse. Se trata de un proyecto que el Ayuntamiento de Monzón quiere poner en marcha en los próximos meses y que permitiría el uso regulado de estos espacios durante los fines de semana bajo la supervisión de un monitor.

La concejal de Participación Ciudadana, Milva Bueno, ha agradecido a los consejeros y asesores el esfuerzo que han realizado para mejorar Monzón durante este primer año de funcionamiento, colaborando con las políticas locales a través de su visión sobre la ciudad, y ha animado “a nuestra población más joven a conocer de primera mano la importante labor que están realizando sus representantes en el Ayuntamiento”.

 

Un intenso primer año

 

En este primer año de trabajo tras su constitución, los 24 consejeros y 15 asesores del CLIA han participado en varios talleres en los que han abordado el proyecto de mejora de la imagen de la ciudad, con propuestas como la organización de un evento grafiti para crear trampantojos, que se materializó a través del concurso de pintura joven convocado por la Concejalía de Juventud y gracias al que se embellecieron dos transformadores de la compañía eléctrica cercanos a los colegios Minte y Joaquín Costa.

Además, participaron en el IV Encuentro Aragonés de Consejos de Infancia y Adolescencia celebrado en Ejea de los Caballeros, eligieron del logo del CLIA de Monzón de entre los cerca de 300 que se presentaron al concurso y organizaron, en colaboración con Ecologistas en Acción Cinca, la limpieza de un tramo del río Sosa que finalmente no pudo llevarse a cabo a causa de la lluvia pero que retomarán en las próximas semanas. Su trabajo también contribuyó a la obtención del sello Ciudad Amiga de la Infancia, recientemente concedido por UNICEF.