b_400_300_16777215_00_images_PAR_SAGRADO.JPG

En rueda de prensa de los miembros del PAR de Monzón, Javier Vilarrubí y Jesús Guerrero, acompañados por el técnico de patrimonio, historiador y arqueólogo, Jaime Peralta y el arquitecto técnico, experto en rehabilitación y restauración Óscar Cámara han manifestado que la única razón para cambiar la ubicación del Sagrado Corazón de Monzón es la política, ya que no hay motivos técnicos que avalen la necesidad del traslado.

Vilarrubí explicaba que los trabajos que actualmente se están llevando a cabo en el castillo son para solucionar un tema del vertido del agua, que estaba produciendo filtraciones, es decir, nada que ver con el “supuesto” daño, que pueda estar ocasionando la escultura. Además estas obras se están desarrollando sin que el Sagrado Corazón impida su ejecución.

Los dos concejales del PAR han hecho hincapié en la necesidad de que se recupere el diálogo entre los miembros de la corporación municipal y que las decisiones se tomen de manera consensuada, y no unilateral. Esa es, para ellos, la única manera de poder encontrar una solución alternativa a la retirada de la imagen que lleva desde 1950 en su actual localización.

Las peticiones también llegaban para el Partido Popular municipal, al que solicita contacte con la Dirección General de Patrimonio de Madrid, también del grupo popular, y quien en última instancia tiene que permitir el traslado, para que medie en el conflicto que tiene a la sociedad montisonense crispada.

Con informes en la mano, Jesús Guerrero determinaba que no existe ningún informe técnico que indique que es indispensable sacar el Sagrado Corazón, argumentado además, que sacarlo, restaurarlo y cambiarlo de ubicación tendría un coste que rondaría los 300.000 € a las arcas municipales.
Guerrero no ha dudado ni un segundo al asegurar que en estas cuestiones, el alcalde de Monzón estaba mintiendo a los vecinos, y que la decisión se ha tomado de manera unilateral por su parte.

Jaime Peralta ha coincidido con los ediles al referirse a la inexistencia de informes que avalen la necesidad de sacar el Sagrado Corazón, a la vez que basaba parte de su argumento por las diferentes etapas que ha pasado la fortaleza templaria, y que militarmente está desamortizado desde finales del S XIX.

Peralta recordaba que en 1949 el castillo era declarado Monumento Nacional y en 2006 Bien de Interés Cultural –BIC-. En estas calificaciones se tuvo en cuenta todo el conjunto, el interior, alrededores, no sólo el edificio, por lo que la escultura forma parte tanto de la protección como Monumento, tanto por ser BIC.

Con respecto algunos informes, como el de la directora de las obras que se están realizando, Alegría Colom, como en el Plan director de 2009, lo que queda claro es que el Sagrado Corazón no ha sido el causante de daños estructurales, y lo demás son recomendaciones basadas en una opinión.

Óscar Cámara, en su turno de palabra, dejaba claro que hay alternativas para que la imagen se quede sonde está. Algunas pasarían, por ejemplo, por aligerar el peso de la peana.

El PAR anunciaba ante los medios que va a estar presente y sumarse a todos los actos y movilizaciones que se realicen con el fin de defender el mantenimiento del Sagrado Corazón en el lugar en el que se encuentra en estos momentos y volvía a incidir en la necesidad de no tomar decisiones apresuradas que están “poniendo nerviosa” a mucha gente.