b_400_300_16777215_00_images_APOYO_JUANA.JPG

Alrededor de medio centenar de personas se citaron este miércoles en la plaza Mayor para apoyar a  Juana Rivas, la madre de Granada, a la que la ley obliga a entregar a sus dos pequeños, de 3 y 11 años, a u su padre, que está en Italia, y que ha cumplido condena por maltrato. Juana se ha marchado de su casa junto a sus hijos, para evitar que los niños estén con un maltratador, y por el momento su paradero se desconoce.

Milva Bueno, concejal de Políticas de Igualdad, comentaba que aunque el objetivo principal e era mostrar el apoyo de la ciudad a la situación de Juana, también se perseguía el poner de manifiesto la repulsa ante cualquier forma de violencia machista.

Las impulsoras de esta iniciativa fueron las componentes del Colectivo de Mujeres Campo Clara Campoamor, quien tras presentarla ante la concejalía lo hicieron extensible a colectivos  como el Feminista por la Igualdad del Cinca Medio, la Asociación de Amas de Casa y la Asociación de Viudas Renacer.

En el transcurso de la concentración se leyó un manifiesto, que fue leído por una representante de cada una de las entidades presentes, en el que se decía que Juana sólo es un caso más de la violencia que padecen muchas mujeres, sólo por ser mujeres. “Una de las violaciones de los derechos humanos más graves y la más tolerada en el mundo”.

Los datos que se aportaron durante la lectura del manifiesto no pueden, ni deben dejar a nadie indiferentes. En 2017, durante los seis primeros meses 31 mujeres y 6 menores han muerto a manos de sus parejas, lo que sitúa este año, como el peor desde 2010.

Entre los asistentes, el alcalde, Álvaro Burrell y el presidente de la comarca, Miguel Aso, llevaban consigo de forma visible carteles, al igual que el resto de público, en los que se podía leer “Juana está en mi casa”.