b_400_300_16777215_00_images_GUARDIA_CIVIL_SEMILLAS.jpg

La guardia civil ha intervenido 550 kg de productos ilegales para ser impregnados en semillas.
La operación Toxicum se encaminó a la detección y control de actividades ilícitas relacionadas con la colocación de venenos asociadas a prácticas agrícolas. En la investigación se ha seguido a 4 personas como supuestos autores de un delito contra la fauna.

En esta misma operación se localizaron pastillas de veneno dispuestas a la entrada de madrigueras de conejos.

Dentro de las actuaciones que se llevan a cabo en la Operación TOXICUM, tendentes a localizar cebos o diferentes productos agrícolas envenenados, para controlar de forma ilegal posibles plagas de roedores u otras especies que frecuentan los cultivos, la Sección del Seprona de la Guardia Civil de Huesca junto con la patrulla de Seprona de la Guardia Civil en Fraga, realizaban el pasado 31 de enero en la comarca del Cinca Medio un servicio de control, cuando localizaron en un campo a dos individuos sembrando de forma directa y sin ningún tipo de control semillas de trigo impregnadas de una sustancia rojiza, en una parcela del campo, para poder establecer claramente después su ubicación exacta. La semilla impregnada con el veneno no germina, es sembrada aproximadamente a medio centímetro del suelo, para que se la coman las especies antropófilas (topillos, roedores, pajaros, etc.), pudiendo originar graves consecuencias al ecosistema, al pasar a la cadena trófica al morir alguna de esas especies por la ingesta de ese veneno.

 

Continuando con la investigación, los agentes pudieron determinar que la sustancia impregnada en las semillas se trataba de un veneno rodenticida (para roedores) que actúa como anticoagulante y que está totalmente prohibido para ser usado en exteriores.

 

En esta misma actuación se localizaron a la entrada de madrigueras de conejos cebos de pastillas del mismo veneno ubicadas en montes cercanos.

 

Tras poder constatarse la existencia de un entramado comercial de las semillas, se procedió a identificar a los supuestos autores de los hechos que se dedicaban al comercio de forma ilícita del veneno, resultando de la existencia de dos almacenes y una nave agrícola que se estarían utilizando para las actividades ilegales, por lo que el Seprona de la Guardia Civil de Huesca y Fraga realizaron varias inspecciones en naves agrícolas y almacenes comerciales en las provincias de Madrid, Lérida y Huesca, donde se localizaron e inmovilizaron 550 kilos repartidos en sacos de semillas impregnadas en el veneno.

 

Tras la toma de muestras de los productos y sustancias localizadas las mismas fueron remitidas al Instituto Nacional de Toxicología y el laboratorio de Sanidad Vegetal de la DGA en Zaragoza, determinando esta última autoridad el precinto de los sacos intervenidos.

 

Por estos hechos se procedió a la imputación a cuatro hombres de entre 36 y 69 años, vecinos del Cinca medio y Pamplona, como supuestos autores de un delito contra la fauna.

 

La Secciónde Seprona de la Guardia Civil de Huesca instruyó diligencias que fueron entregadas en el Juzgado de Guardia de Fraga (Huesca).