b_400_300_16777215_00_images_PRESEN_PINZANA.JPG

El alcalde de Monzón, Álvaro Burrell, acompañado del concejal de Medio Ambiente, Miguel Aso, y Pablo Castel, como representante de “Ecologistas en Acción”, gestora del Centro de Interpretación de la Naturaleza, ´Pinzana”, daban a conocer algunos de los actos previstos para celebrar el X aniversario de centro.

Burrell felicitaba a todas las corporaciones que han pasado por el gobierno de Monzón, desde el año 99, por el trabajo que todos ellos han ido realizando para poder tener la Pinzana tal y como hoy la conocemos, gracias a todas las subvenciones que se han ido consiguiendo, así como talleres  y campos de trabajo. También ponía en alza todas las actividades que se han desarrollado a lo largo de estos años, “para poner en la mente y en los ojos este centro a las personas sensibles”.

 

Pablo Castel, por su parte, definía la Pinzana como “la niña pequeña”, que hace alrededor de 10 años era donde se alojaba una escombrera y se ha llegado a convertir en un lugar de educación y sensibilización de la naturaleza, con la construcción de un edificio, su equipación… y el valor añadido, de que muchos de estos trabajos de mantenimiento se realizan por parte de voluntarios.

 

Las próximas actividades previstas son el apadrinamiento de un nido, “Pinzanarte” o el descenso del río en Zodiac, así como un encuentro, en colaboración con el Grupo Astronómico, para realizar una observación de estrellas, o la “Noche del búho blanco”, para pernoctar en el centro… entre otras, todavía por cuadrar en fechas. La intención es de realizar a lo largo de este año dos actividades mensuales, como las ya habituales, a las que se añadirán además las extraordinarias, con motivo de la conmemoración del X aniversario.

 

El representante de “Ecologistas en Acción” recordaba que Pinzana siempre está a disposición de todos los colectivos que desean visitarla, por ejemplo, prácticamente todos los escolares, no sólo de Monzón, sino también del entorno han pasado a conocer el ecosistema del centro junto a los Sotos.

 

Miguel Aso, coincidía con Castel en la puesta en valor del hecho de que un lugar totalmente degradado, como era la escombrera, se haya conseguido tener un centro de interpretación de la naturaleza, un lugar de educación y valores de esa parte de Monzón.

 

El concejal recordaba que el año pasado se invirtieron 12.000 € entre otras cosas, en la puesta en marcha de una escuela taller para realizar un sendero accesible que sirva para dinamizar el centro.

 

Entre las asignaturas pendientes, la creación de un sendero que comunique el Sosa con los Sotos, pero debido al alto coste que supone, no se ha podido realizar todavía, ya que el ayuntamiento siempre está dispuesto a colaborar, en función de su disposición presupuestaria.

 

Entre las próximas acciones a desarrollar, destacan la renovación del aula expositiva y los videos, la aportación de agua necesaria al galacho del río, que se está secando, un lugar que cuenta con la presencia del observatorio de aves, que no se puede dejar perder.

 

Los próximos 22, 25 y 26 se realizarán jornadas de puertas abiertas, con la entrega de un detalle para los visitantes, un reloj de arena de ducha, que indica el tiempo necesario para darse un baño sin malgastar agua, que servirá para conmemorar que el día 22 de marzo se celebra el Día Internacional del Agua.