Javier Vilarrubí, abogado de la víctima
Javier Vilarrubí, abogado de la víctima

El Juzgado de Menores de Huesca condenaba a un joven por haber violado a una chica que además sufre una discapacidad mental. Cuando se produjeron los hechos el chico contaba con 14 años de edad y la chica 15.

La condena es de 18 meses de internamiento en régimen cerrado y se prorroga con otros 18 meses de libertad vigilada. El abogado de la joven que ejercía la acusación particular, Javier Vilarrubí, señalaba que los hechos eran constitutivos de un delito de agresión sexual al haberse ejercido violencia, y no de abuso como pretendía la Fiscalía, extremo éste que ha tenido en consideración la sentencia de la juez. La defensa solicitaba la absolución del joven argumentando que el encuentro sexual había sido consentido y además lo inició la chica. Ambos jóvenes viven en la provincia altoaragonesa.

La sentencia considera probado que el día de los hechos, diciembre de 2015, el chico pidió de forma reiterada a la joven que lo acompañara a buscar unas llaves que había olvidado. Al llegar al lugar la chica no quiso entrar y el joven la agarró con fuerza hasta agredirla sexualmente. Al regresar a casa la joven contó lo ocurrido a una amiga y luego a sus padres. La juez ha considerado que la chica “es inmadura para su edad, con dificultades de comprensión y falta de habilidades para la toma de decisiones, lo que la convierte en una persona vulnerable”.

El fallo de la juez también incluye una indemnización de 6.000 euros para la víctima y la prohibición de acercarse o comunicarse con la víctima en dos años.