b_400_300_16777215_00_images_MANI_HIDRO.jpg

Más de mil personas se daban cita esta mañana, a pesar de la intermitente lluvia, en la plaza Mayor de Monzón para acompañar y apoyar a los trabajadores de Hidro Nitro  y reivindicar a la dirección del grupo empresarial FerroGlobe, que no v enda las centrales hidráulicas, lo que significaría el fin de la empresa en la capital del Cinca Medio.

 

En los lemas de las pancartas se podía leer "Sin la "Hidro", Monzón Muerto", y el nombre tachado de varias empresas de Monzón, que en los últimos años han cerrado sus puertas, o bien se han deshecho de parte de sus trabajadores. "Sin centrales no hay futuro para HINE", y por supuesto "No a la venta de las centrales de Hidro Nitro".

El primero en tomar la palabra ha sido un trabajador ya jubilado de la empresa quien ha pedido a todos los presentes, trabajadores, vecinos de Monzón, políticos, representantes de organizaciones de la ciudad, unidad. También recordaba que la "Hidro" ya ha pasado por situaciones similares en anteriores situaciones, a la vez que repetía las palabras que en su día pronunció el que fuera presidente del grupo empresarial, Villar Mir, quien aseguró, ya en los años 80, que sin las centrales Hidro Nitro no es viable. Por lo que el trabajador hacía hincapié en que nadie se dejara engañar ante el argumento de que a pesar de la venta de las centrales, la factoría permanecerá abierta, porque es una promesa falsa.

José Antonio Adell, era quien ponía voz al comité de empresa, rememorando la historia de la fábrica, que este año cumple 76 años de su llegada a Monzón. Nuevamente, el mensaje que dejaba el escritor literano, era "Sin centrales, no hay futuro". y reiteraba una vez más que la venta de las centrales hace, prácticamente imposible, la supervivencia de la fábrica.

Adell pedía en nombre de los trabajadores de Hidro a todos los representantes políticos presentes en la manifestación que hagan lo posible e intenten mediar para que el Ministerio de Agricultura, que es quien tiene la última palabra, impida la segregación de las centrales.

La última, pero la más emotiva, en tomar la palabra ha sido la pequeña Ángela Serra, de siete años e hija de un trabajador, quien contaba que su padre estaba preocupado y triste, y pedía a los "señores de la corbata", que no permitan que se cierre la fábrica, porque ella  no quiere tener que irse de su pueblo, ni separarse de sus amigos y su familia.  

El comité de empresa, en la persona de su secretario, Juan José Santiesteve, m os traba su satisfacción al ver la plaza Mayor repleta de montisonenses apoyándoles en la convocatoria, a la vez que manifestaba que espera que el mensaje de hoy llegue a la dirección de FerroGlobe, por quienes se sienten utilizados en sus reivindicaciones y demandas de ayuda hasta la fecha.

Álvaro Burrell, alcalde de Monzón, coincidía en el mensaje con el resto de representantes políticos, como Miguel Aso, de Cambiar Monzón, Rosa Mª Lanau, del Partido Popular, Pepe Fernández de Ciudadanos o Javier Vilarrubí, del Partido Aragonés, quienes aseguraban que harán todo lo que esté en sus manos para que la empresa continúe activa y dando empleo a más de 1000 familias, entre puestos directos e indirectos.