b_400_300_16777215_00_images_articulos_000100FuenteCortesdeAragn.JPG

La Brigada Municipal de Servicios de Monzón ha ajardinado el vaso de la fuente de la avenida Cortes de Aragón según señala el ayuntamiento a petición de los vecinos “para evitar molestias”.

El elemento urbano decorativo no ha quedado inutilizado irreversiblemente, puesto que puede recuperarse para su finalidad primitiva caso de que así se decidiese.

 

El concejal de Urbanismo, Raúl Castanera, explica que los vecinos de la plazoleta, “en general”, consideraban el salto de agua “molesto” por el ruido del agua al caer en el vaso, y particularmente en horario nocturno y la época estival. En su opinión, el ajardinamiento ha sido la mejor solución.

 

“Hay obras que se hacen con la mejor voluntad y el paso del tiempo te muestra que no son acertadas. Las fuentes cercanas a viviendas son un buen ejemplo. Quedan bonitas para los paseantes, pero el ruido que producen molesta a los vecinos que las tienen a pocos metros de sus balcones o ventanas, y sobre todo en verano”, añade Castanera.