b_400_300_16777215_00_images_SosaObrasCHE.jpg

Estos días las máquinas de Confederación Hidrográfica del Ebro continúan con los trabajos de acondicionamiento del cauce del río Sosa a su paso por Monzón. Esta parte de los trabajos se desarrolla durante este mes y se centran en la zona del puente de c/Juan de Lanuza.

A finales del pasado año y comienzos de este 2016 la CHE ya acometía obras de reposición de defensas de la margen izquierda en varios puntos del tramo urbano del cauce que resultaron dañadas por las avenidas del río Sosa. Además, se construía un muro para consolidar los taludes erosionados en la zona que discurre paralelo al Camino del Sosa, también en la margen izquierda, y que no presentaba protección, afectando a la estabilidad del terreno. Los puntos donde se reponían las defensas se sitúan junto al pasaje Loarre, la calle Joaquín Pano y en cuatro puntos de la avenida Goya. El río Sosa en este tramo urbano se caracteriza por un caudal irregular y escaso y presenta algunos puntos de acumulación de sedimentos que ocasionan la erosión de parte de la escollera de protección en los taludes del cauce.

Se ha estado trabajando en cinco tramos entre puentes que suman los 2,3 kilómetros de longitud, en concreto entre el puente de la N-240 y el puente Viejo; entre este y el puente de la calle Juan de Lanuza; desde este al puente Jacilla; entre el puente Jacilla y el puente de la A-1234 y para finalizar, entre este último y la desembocadura del Cinca. Esta actuación completa otra realizada por el Organismo el pasado año también en el tramo urbano del río. En esa ocasión, los trabajos se centraron en una retirada de lodos y otros sedimentos y el control de la vegetación del cauce y las márgenes para aumentar la capacidad portante del río y mantener la vegetación equilibrada.