casco_antiguo.jpg

A las 9 de la mañana tenía lugar el último pleno del ayuntamiento de Monzón. Se ha tratado de un pleno extraordinario para ratificar la firma del Convenio del Área de Regeneración y Renovación Urbana (ARRU) entre Ministerio de Fomento y Vivienda, Gobierno de Aragón y Ayuntamiento de Monzón, que tendrá lugar en Madrid el próximo lunes 29 de enero.

El ARRU consta de dos partidas, una dedicada a la renovación, para hacer obras nuevas en edificios demolidos y en cuyos solares se levanten edificios nuevos. En este caso la aportación máxima es de 60.150 € por vivienda, de los que el Ministerio aporta 30.000 €, el Ayuntamiento 15.125 y la DGA 15.000.

La segunda de las partidas está destinada a la rehabilitación del Casco Antiguo, es decir, para rehabilitar cubiertas, fachadas, carpinterías, calefacción, ascensores, infraestructuras de accesibilidad a los edificios… En este caso la ayuda es de 14.000 € por vivienda, de los que el Ministerio de Fomento y Vivienda aporta 7.000 €, la DGA 3.000 € y el ente municipal 4.000 €.

En total el consistorio montisonense realizará una aportación de 780.000 €, 160.000 € destinados a la rehabilitación, 302.500 irán a la rehabilitación, 262.500 € para urbanización y, finalmente, 55.000 para la oficina de gestión.

En total la inversión que se va a realizar entre la parte pública y privada es de aproximadamente  de 4.000.000 de € en el periodo de 2015 -2016, lo que ayudará a dinamizar la economía local y a rehabilitar el casco histórico, tan degradado en Monzón.

En comparación con el periodo del ARI, la cantidad invertida por el ayuntamiento se va a duplicar. Si en el periodo 2010-2013 (4 años), se invertían 450.000 € de las arcas municipales, la cantidad destinada a la partida del ARRU para dos años, 2015-16 es de prácticamente el doble, 780.000 €.

Tanto la alcaldesa de la ciudad, Rosa Mª Lanau, como Raúl Castanera, concejal de urbanismo, mostraban, ante los medios de comunicación, su satisfacción  por poder acceder a esta ayuda gracias al superávit del remanente de tesorería del 2014. En 2014 se partía de una deuda de 1.800.000 € acabando el año con un balance positivo de 2.500.000 €, lo que ha supuesto un ahorro de 4.000.000 €, permitiendo que Monzón pueda acceder a participar en el programa de ARRU.

Esto, según los ediles se traduce en la buena gestión económica del actual equipo de gobierno que está en el proceso de saneamiento de las cuentas municipales, y permite acogerse a estas ayudas, destinadas al saneamiento del casco antiguo.

Toda esta subvención debe estar justificada antes de enero de 2016, por lo que se espera poder empezar a trabajar cuanto antes.