b_400_300_16777215_00_images_Espesa.jpg

 

Monzón contabiliza un total de ocho contagios repartidos en tres familias y dos residentes del centro Reina Sofia.


El alcalde de Monzón, Isaac Claver, ha explicado que miembros de las tres familias que se encuentran confinadas en sus domicilios y que se encuentran en buen estado de salud, son trabajadores de la empresa La Espesa, de Zaidín, foco del rebrote que ha hecho que la parte oriental de la provincia de Huesca tenga que regresar a la fase 2, en concreto, las comarcas del Cinca Medio, La Litera y el Bajo Cinca.

Tras las conversaciones que ha mantenido Claver con las autoridades sanitarias del gobierno de Aragón, ha explicado que en este momento nos encontramos en el centro del principal foco de contagios de España.
El alcalde ha manifestado que el ayuntamiento de Monzón se ha monstrado muy satisfecho por la manera coordinada y colaborativa como están trabajando junto con los ayuntamientos de Binéfar, Fraga y la empresa de Zaidin, que ha proporcionado toda la información necesaria para poder actuar de manera urgente y diligente para poder poner en marcha las medias de contención para intentar detener la propagación del virus lo antes posible.

Son alrededor de una treintena de personas de Monzón los que trabajan en la empresa frutícola del Bajo Cinca, y se está localizando a todos para poderles realizar las pruebas pertinentes para comprobar su estado de salud y su afección con respecto al coronavirus.

Las tres familias que por ahora han dado positivo están localizadas, y en coordinación con Cruz Roja, Cáritas, el Servicio Social de Base de la Comarca y el ayuntamiento están pendientes de que no les falte de nada y estén perfectamente atendidas.

Por lo que respecta a los casos del Reina Sofía, la empresa que gestiona el centro, Valentia, ha informado que esas personas se encuentran aisladas y también, con un buen estado de salud.

Todos los casos de Monzón se están controlando en estrecha coordinación con el Centro de Salud de la ciudad.

Dentro de las medidas que se han tomado está el cierre temporal de la Residencia de ancianos Riosol durante aproximadamente dos semanas, por lo que se suspenden las visitas a los residentes, misma medida que se ha adoptado en el centro Reina Sofia.

También se ha suspendido la venta de abonos para el parque acuático y las piscinas de Selgua y Conchel, y se han paralizado las inscripciones para la época estival de la Ludoteca municipal, a la vez que se aplaza su apertura, como mínimo, una semana.

El alcalde de Monzón insiste en que no se debe bajar la guardia y que la población debe continuar actuando de manera responsable y con la misma exigencia con respecto a las medidas de seguridad. Del mismo modo, ha recordado, que al no encontrarnos en Estado de Alarma, no se trata de prohibiciones, si no de recomendaciones, como por ejemplo, el no pasar de comarca si no es por necesidad.

El concejal de urbanismo, Raul Castanera, por su parte, ha recordado que volvemos a poder estar dentro de los bares y restaurantes con un aforo del 50% sin poder estar en la barra, 50% de aforo en las terrazas también, mientras que los locales de ocio nocturno y discoteca permanecerán cerrados.

En el caso de los comercios, el aforo vuelve a quedar restringido al 40% de su capacidad.

Jesús Guerrero, también presente en la rueda de prensa, ha insistido en que los focos están localizados y controlados gracias a la rapidez con la que se ha actuado por parte de todas las instituciones afectadas.

También han comentado que se espera volver a la normalidad en la que estábamos lo antes posible, pero que por supuesto, en estos momentos, lo primordial y lo que prima es la salud por encima de todo, y después, según Guerrero, intentar que el tejido empresarial se vea lo menos afectado posible.