b_400_300_16777215_00_images_CaritasNavidad.jpg

El Instituto Aragonés de Empleo (INAEM) ha concedido una Escuela Taller a Cáritas Diocesana de Barbastro-Monzón dentro de la convocatoria de 2015 en la que nueve alumnos se formarán en la especialidad Viverismo.

Lleva por nombre “Surcos”, tendrá un año de duración, expedirá los certificados  de profesionalidad de “Actividades auxiliares en viveros, jardines y centros de jardinería” y “Actividades auxiliares en agricultura” y matriculará a nueve alumnos de entre 16 y 24 años de edad identificados en el fichero de datos del Sistema de Garantía Juvenil (jóvenes sin trabajo y con nivel de estudios bajo).

La Escuela Taller utilizará las instalaciones de la parroquia de Binéfar y del programa Insertare que Cáritas gestiona en Binéfar (inserción laboral de personas con algún tipo de minusvalía en los sectores de la jardinería, el viverismo y tareas afines). El proceso de selección, a cargo del INAEM, ya está en marcha y el ciclo comenzará el 29 de junio.

Cáritas ha recibido una subvención de 120.600 euros. El periodo lectivo se divide en dos fases de seis meses cada una. En la primera, recibirán los contenidos teórico y realizaran las prácticas formativas-práctico, en el percibirán una pequeña cantidad de dinero a modo de beca, y en la segunda, eminentemente práctica y amparada por el área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Binéfar, percibirán el 75% del salario mínimo interprofesional.

Esta es la primera vez que Cáritas gestiona una Escuela Taller. El director de la Diocesana, José Luis Escutia, manifestó: “Se trata de una experiencia nueva para nosotros y sumamente interesante por dos razones. Por un lado, ahondamos en el campo de la inserción laboral, que nos parece fundamental para abrir puertas a los colectivos desfavorecidos. Por otro, entramos en el segmento social de los jóvenes que por diferentes causas apenas tienen formación, lo que complica enormemente su futuro”.

Escutia añadió que confía en que el balance de la Escuela Taller “Surcos” será plenamente satisfactorio, “lo que abrirá las puertas a concursar en nuevas convocatorias del INAEM”.