b_400_300_16777215_00_images_Zuera.jpg

Según ha informado EL PERIÓDICO DE ARAGÓN, la Guardia Civil detuvo a un vecino de 35 años de Barbastro, al enterarse su novia de que éste la había agredido sexualmente y después lo había difundido por wasap.

El detenido ha sido remitido a la prisión de Zuera por indicación del juez de guardia de Barbastro. El relato de los hechos sería que el detenido estuvo una tarde de la pasada semana consumiendo drogas y alcohol hasta que su novia llegó de trabajar, y tras la cena se acostaron en el sofá de casa de unos amigos que los alojan hasta que encuentren trabajo (él salió de prisión en julio pasado). Al parecer, el presunto agresor le habría propuesto mantener relaciones sexuales, pero la víctima le dijo que no, que estaba cansada.

Por la mañana la mujer tenía que despertarse para ir a trabajar cuando, supuestamente, el agresor puso su teléfono móvil a grabar y violentó sexualmente a su novia y la grabación la envió después a sus amigos alardeando de su “gesta”. La escena sexual fue analizada por la Guardia Civil y por el juez que en ese momento decretó la prisión provisional para este joven de 35 años, ya que entendía que el caso no solo podría investigarse por un delito contra la intimidad, sino también por una agresión sexual, ya que consideraba que la víctima no habría dado su consentimiento inicial en las relaciones sexuales ni el total para la grabación y distribución de dicho contenido audiovisual.

El agresor, y también su abogado, alegan que “no sabía lo que había hecho ya que estaba bajo la influencia del alcohol y las drogas, que tiene un problema de adicción y que no se acuerda de nada” y explicaban que las relaciones sexuales “fueron consentidas porque la denunciante es su novia”. Mientras se aclara si hubo consentimiento o no en la relación sexual, el joven permanece en la cárcel de la que salió el año pasado.