b_400_300_16777215_00_images_ManifaFrutaDulce.jpg

El Grupo Aragonés (PAR) en la Diputación de Huesca defenderá en el pleno de este jueves, una propuesta de resolución en la que plantea una amplia batería de medidas en apoyo del sector aragonés de la fruta dulce.

Dicen que “su situación actual y perspectivas están poniendo en riesgo numerosas explotaciones que son fundamentales para el mantenimiento de la población, la actividad económica y el empleo en amplias zonas de Aragón y en comarcas especialmente, como Bajo Cinca, La Litera y Cinca Medio”.

Según el PAR, “al veto ruso en melocotón y nectarina, desde agosto de 2014, que supuso la pérdida de un importantísimo mercado -sin que haya sido posible redirigir la demanda a otros mercados-, se une la crisis de precios en origen, durante varios años, que ha llegado a situarlos por debajo de los costes de producción y este mismo año, con cooperativas y almacenes que no aceptaban más fruta y con salidas de producto sin precio de venta”. Las consecuencias han sido unos resultados económicos “ruinosos” en 2019, “sobre todo de las frutas de hueso” y “tras varias campañas de resultado negativo, donde las liquidaciones han sido muy bajas, la reducción de ingresos en los agricultores” está produciendo “el abandono de las explotaciones agrarias por los profesionales e impidiendo y desmotivando la incorporación de jóvenes agricultores”.

Por ello, el Partido Aragonés recoge las demandas de sindicatos agrarios, organizaciones de productores, cooperativas, centrales hortofrutícolas y asociaciones, que han sido respaldadas por las instituciones de las citadas comarcas, y propone en la DPH, solicitar a la Comisión Europea, al Gobierno de España y al Gobierno de Aragón, una serie de medidas que, entre otras, apuntan a actuaciones anti-especulación en la cadena, inspección y control de calidad y el etiquetado en los puntos de venta; acciones económicas extraordinarias para los fruticultores, con la aplicación de excepcionalidades de reducción en IVA e IRPF y exención y devolución del pago de cuotas de la Seguridad Social; un plan de reestructuración del sector en defensa del modelo de producción basado en una agricultura profesional y familiar, con arranque modulado e intervenido, “para favorecer el mantenimiento de las pequeñas y medianas explotaciones profesionales agrarias de nuestras comarcas” y medidas financieras urgentes respecto de la deuda contraída por las mismas y de respaldo a la incorporación de jóvenes agricultores. También se plantea la promoción de la fruta dulce producida en nuestro territorio, así como la potenciación de las producciones de calidad y el apoyo a la creación de marcas, además de lograr de la Unión Europea, la declaración del sector frutícola en perturbación grave de mercado y la ampliación de cupos y medidas previstas para situaciones de emergencia en el marco de la P.A.C.

El Partido Aragonés considera que es “imprescindible la adopción de acciones por partes de las administraciones públicas” ante “factores ya estructurales como el mantenimiento del veto ruso, el incremento en los coste de producción o la caída del consumo de fruta fresca”, que “auguran que esta crisis no parece tener visos de solución a corto plazo y las acciones adoptadas, en particular desde la Unión Europea, se han revelado insuficientes”, por lo que existe una “amenaza por completo” “de un cambio de modelo” y para “la continuidad de la mayoría de las explotaciones” en las que “tantos altoaragoneses tienen su medio de vida”.