b_400_300_16777215_00_images_CongostoVentamillo.jpg

El Ministerio de Fomento, según publica hoy el Boletín Oficial del Estado (BOE), ha licitado el contrato para la ejecución de las obras “Acondicionamiento de la N-260. Tramo: Congosto del Ventamillo- Campo”, en la provincia de Huesca. El importe de licitación asciende a 46,3 millones de euros.

El objetivo de esta actuación es acondicionar el tramo de 11,98 km de longitud de esta carretera de montaña, que discurre por un espacio natural de elevado interés ambiental y acusada fragilidad.

El tramo de la carretera N‑260 que se acondiciona se encuentra comprendido entre los puntos kilométricos 391,600 y 404,150. Las obras incluyen las actuaciones necesarias de conservación y rehabilitación del firme en el tramo correspondiente al Congosto del Ventamillo, entre los puntos kilométricos 388,100 y 391,600, donde por razones ambientales se conserva el trazado y la sección transversal de la carretera actual. También se incluye la rehabilitación de firme en la travesía de Seira.

Características Técnicas

La actuación se desarrolla en los términos municipales de Castejón de Sos, Seira y Campo, todos ellos en la provincia de Huesca. La anchura de la calzada de la carretera N‑260 es escasa en la actualidad, aproximadamente unos 5,5 m, con ligeros sobreanchos de hasta 6 m y estrechamientos hasta los 4,5 m en zonas puntuales que dificultan el cruce de vehículos.

La solución proyectada consiste en la ampliación de la plataforma de la carretera N-260, adoptando una anchura de 8 m (dos carriles de 3,50 m y arcenes de 0,50 m). La ocupación y el impacto en las zonas más conflictivas que discurren junto al río Ésera se minimizarán mediante la construcción de voladizos apoyados y anclados a la roca. También se dotará a la carretera de sobreancho en las curvas. De esta manera se facilitará el cruce de dos vehículos pesados o autobuses. El proyecto incluye la ejecución de dos túneles de 265 m y 540 m de longitud respectivamente.

Todo el acondicionamiento se ha diseñado de tal modo que las afecciones a los usuarios durante la ejecución de las obras sean las menores posibles, compatibilizando la facilidad de ejecución de los sistemas constructivos con el tránsito de vehículos. También se ha prestado especial cuidado a las restricciones medioambientales.