b_400_300_16777215_00_images_articulos_Antialudes.jpg

El Departamento de Obras Públicas, Urbanismo, Vivienda y Transportes del Gobierno de Aragón está llevando a cabo distintas iniciativas para reforzar el operativo de vialidad invernal y hacer frente a los rigores climatológicos para minimizar sus efectos sobre las carreteras, en concreto en Panticosa y Benasque.

La Dirección General de Carreteras ha iniciado la construcción de una nueva estructura antialudes en la carretera A-139, de acceso a los Llanos del Hospital en el valle de Benasque, y de la ampliación de la existente en la carretera A-2606 de acceso al Balneario de Panticosa.

En lo que respecta a la carretera A-2606 de acceso al Balneario de Panticosa,  dispone ya en su tramo final de tres estructuras antialudes alineadas. Para reforzar la protección que ejercen estas estructuras, se han iniciado los trabajos para  prolongar la estructura más superior, la última, que se encuentra ubicada en el p.k. 9+154, ampliándola por los dos lados (6,30 metros de ampliación a cada lado) de modo que se canalice, mediante muros de hormigón sobre la losa de la estructura y la escollera del terreno, la posible avalancha y dirigirla así hacia los salvaaludes inferiores. El Departamento de Obras Públicas va a invertir más de 262.000 euros en estos trabajos adjudicados a Mariano López Navarro.

El director general de Carreteras del Gobierno de Aragón, Miguel Ángel Arminio, ha explicado que con respecto a Panticosa ha comenzado la preparación de la obra para la ampliación de la visera superior de las tres alineadas y empezaremos, posteriormente, con las excavaciones y el montaje de la visera y estimamos que entorno a dos meses será la duración de estos trabajos”, ha señalado.

En lo que respecta a las obras que se efectúan  en la vía A-139, la adjudicataria Idecon, S.A.U ha comenzado los preparativos para la construcción de una estructura antialudes en el tramo comprendido desde Benasque hasta el Hospital de Benasque, en el p.k. 67+500, inmediatamente después del desvío al valle de Vallibierna. Se ha proyectado una estructura de hormigón con una longitud total de 69,70 metros. A ambos lados, y en el lado izquierdo de la carretera, se construirán aletas de acompañamiento, formadas por muros de contención de hormigón armado ejecutados “in situ”, con alturas que podrán oscilar entre los 8,70 y los 2,50 metros. El plazo de ejecución es de cuatros meses y la inversión de más de 815.000 euros

El director general de Carreteras, Miguel Ángel Arminio ha indicado “que el objetivo de esta obra  es evitar que la carretera esté cortada el menor tiempo posible. Lo que pretendemos es que  con el posicionamiento  de esta visera en el canal donde se puede producir el alud, esa proyección de nieve se quede sobre la visera y pueda pasar incluso por encima hacia el barranco”, ha apuntado.